Ante la demanda, habilitan otro vacunatorio de fiebre amarilla

En el Hospital Rawson esta semana administraron la dosis a un total de entre 130 y 180 personas por día.
Es tanta la gente que por estos días va a vacunarse contra la fiebre amarilla en el Hospital Rawson, que las autoridades sanitarias decidieron habilitar un segundo vacunatorio gratuito a partir de ayer. Esto se debe a que es uno de los requisitos obligatorios para quienes viajen, vía terrestre, a varias provincias del Norte argentino y a Brasil. Desde el martes pasado, en el hospital vacunaron entre 130 y 180 personas por día contra aquella enfermedad. Por ser un número muy alto, empezaron a hacerlo también en el Vacunatorio Provincial, ubicado por calle Entre Ríos, frente a la Policía Federal.

Por haber tanta demanda, además, se terminó la cantidad de dosis disponibles en la provincia, por lo que ayer los enfermeros no pudieron empezar a asistir a las personas hasta pasadas las 9:45, momento en que llegaron las vacunas que manda el Ministerio de la Nación.

Adriana Gallardo, encargada de la unidad sanitaria San Juan de la Delegación Sanitaria Federal, comentó que la vacunación contra la fiebre amarilla se suministra en San Juan durante todo el año, aunque la atención es dos veces por semana. Pero, a partir del martes pasado, la colocación se extendió a 4 días semanales porque la demanda es mayor en esta época con motivo de las vacaciones. "A pesar de esta ampliación hay tantas personas que buscan vacunarse que el servicio de martes a viernes en el Hospital Rawson no alcanzó", dijo Gallardo. Por esto el Ministerio de Salud de la provincia puso también a disposición de la entidad el vacunatorio.

Gallardo explicó que uno de los motivos por lo que tantas personas asistieron a vacunarse esta semana es que "esperan hasta último momento". Esto es así a pesar de que la vacuna debe colocarse 10 días antes del viaje hacia las zonas en peligro, porque a partir de ese lapso de tiempo se logra la inmunidad. La encargada de la delegación comentó además que "en muchos casos no hay conciencia real de la enfermedad y la gente sólo se vacuna para obtener la certificación y no para protegerse". Es que si los argentinos no poseen el certificado de vacunación correspondiente, no pueden pasar la frontera con Brasil.

Por su parte, Mónica Jofré, jefa de Epidemiología del Ministerio de Salud de la provincia, expresó que es una "barbaridad" la cantidad de gente que demanda la colocación de la vacuna y coincidió en que el motivo principal es que las personas que van a viajar decidieron vacunarse a último momento.

Además comentó que, más allá de las dosis que coloca la Delegación Federal, "me han avisado desde la Nación que van a llegar vacunas para que las administremos nosotros desde el Ministerio. Hemos hecho un pedido aproximado de 2.000 dosis mensuales para descongestionar el hospital". Mientras el sitio en el que se colocarían estas dosis podría ser también el vacunatorio e inclusive, si la demanda se mantiene, existe la posibilidad de que se suministren en el hospital Marcial Quiroga.

Comentá la nota