Ante la baja de los ingresos, crece la tensión en las provincias

Creen que por el deterioro de la percepción de tributos, después de las elecciones se abrirá el debate acerca de la distribución de fondos.
Los recursos tributarios comenzaron a evidenciar síntomas de fatiga a partir de las turbulencias financieras internacionales del último trimestre del año pasado. Con una tendencia descendente -artificialmente interrumpida en los últimos meses por el diferimiento en el pago de devoluciones y reintegros del IVA-, el ritmo de crecimiento interanual de la recaudación augura que el ciclo de elevadas subas nominales llegó a su fin. Tal es el diagnóstico que efectuó la consultora Finsoport sobre el nuevo escenario fiscal en la Argentina: "las provincias están en alerta fiscal".

Según la consultora, dirigida por el ex viceministro de Economía, Jorge Todesca, la fuerte baja en la recaudación nacional golpeará con más intensidad en las "cajas provinciales" que en la de la del Gobierno nacional. "Los sucesivos ajustes del esquema jubilatorio (que finalmente derivaron en la estatización del mismo), le garantizaron a la Nación un ‘plus’ de recursos que coloca el ritmo de expansión interanual por encima del que obtienen los gobiernos jurisdiccionales a través de la coparticipación", puntualiza el diagnóstico al que accedió LA GACETA.

De esta forma, mientras que a nivel nacional podrá "amortiguarse" parte del cimbronazo que provocan las turbulencias externas e internas, los gobiernos provinciales deberán afrontar la continuidad de un proceso que "sin anestesia" los afectó desde el año pasado. Concretamente, entre 2004 y 2008 los recursos coparticipables aumentaron a una media anual superior al 20%, mientras que las expectativas para 2009 son significativamente más acotadas. En este sentido, la información del primer trimestre del año está señalando que la coparticipación se está moviendo con un crecimiento que bordea el dígito, expresa el diagnóstico privado.

"Con una economía que no crecerá, el deterioro en la percepción de tributos generará tensiones en los fiscos jurisdiccionales y en la relación Nación-provincias", advierte la consultora. Estas tensiones aflorarán luego de las elecciones legislativas del 28 de junio, vaticina.

Comentá la nota