Ante el armado conjunto con Solá y De Narváez, Macri cerró la puerta a una alianza con Duhalde

Ante el armado conjunto con Solá y De Narváez, Macri cerró la puerta a una alianza con Duhalde
Los líderes opositores Mauricio Macri, Francisco de Narváez y Felipe Solá anticiparon algunas condiciones para sellar un acuerdo electoral en Buenos Aires antes del encuentro de hoy en un hotel porteño, aunque la pelea de fondo es por la ubicación en las listas.
El único que habló directamente del punto clave es De Narváez quien reclamó internas abiertas, mientras que Macri dijo que el polo excluye al ex presidente Eduardo Duhalde y Solá consideró importante que el frente se extienda más allá de 2009.

Pese a que a Duhalde es considerado como un tutor del espacio antikirchnerista, Macri descartó que pueda participar de alguna forma y sostuvo que "es un ex presidente y como tal sus opiniones suman", pero "en este momento ya no tiene nada que ver".

De esta manera le cerró la puerta a una posible participación en una alianza con dos hombres que mantienen una buena relación con el ex presidente, sobre todo De Narváez.

"Cumplió su rol como presidente en un momento muy difícil, puso el hombro y ayudó para que la Argentina pueda entrar en un proceso de crecimiento, pero en este momento ya no tiene nada ver", sentenció el jefe de Gobierno en declaraciones a la prensa.

El líder del PRO se mostró confiado en que del cónclave que llevarán a cabo mañana por la tarde, pueda tener como resultado el armado de "un espacio que contenga una propuesta inteligente, que vuelva a despertar una esperanza".

Según el mandatario porteño, la intención es que un acuerdo entre los tres con miras a las elecciones legislativas "permita ordenar una provincia tan importante como Buenos Aires, que es la más grande y que presenta serios problemas estructurales, sobre todo en materia de inseguridad".

En tanto, Solá consideró que la unión con De Narváez y con Macri, "merece apostar a más" que las elecciones de octubre, y de este modo reclamó cerrar un pacto que tenga a las legislativas de octubre como primer paso a las presidenciales.

Sobre la posibilidad de que el acuerdo sea sólo con miras a los comicios legislativos, Solá sostuvo que "es una unión que se merece apostar a más adelante".

Así se manifestó en declaraciones radiales, a pesar de ser conocidas las aspiraciones presidenciales tanto de Solá como de Macri, pero en este sentido, aseguró que lo que ocurra hasta 2011 "lo dirá el tiempo".

"Vamos a expresar nuestra voluntad de unión, que después va a tener hechos que la justifiquen", aseguró Solá.

Por su parte, el referente de Unión Celeste y Blanca adelantó que les propondrá a su par y al jefe de Gobierno porteño realizar una "consulta abierta" para elegir el orden de la lista que propondría el frente antikirchnerista en Buenos Aires para las próximas elecciones.

"Propondré que hagamos la consulta abierta y que sea en dos días, 25 y 26 de abril. Y que sea, por supuesto, con una boleta única donde no haya más que hacer una cruz sobre lo que uno quiere elegir", informó el legislador del justicialismo a través de su página web.

El jefe de Gobierno porteño, el ex gobernador y De Narváez finalmente se reunirán mañana a la tarde en el Hotel Intercontinental, en el centro porteño a partir de las 16:30 en el hotel de Moreno 809 del barrio de Monserrat.

El macrismo ya anticipó que se opone a esa posibilidad, ya que su estructura es endeble en Buenos Aires, mientras que Solá no se expidió al respecto.

Sin embargo, las fuentes adelantaron que es "poco probable" que tras el encuentro se anuncie un acuerdo electoral y "mucho menos" se acuerden los lugares de una lista de unidad aunque destacaron que "servirá para consolidar" el frente opositor.

Comentá la nota