Ante los altos índices de radiación solar recomiendan a la comunidad extremar la protección

En el transcurso de la semana pasada llovieron consultas en los servicios de salud de la ciudad por quemaduras y edemas producto de la exposición al sol. En la región, los niveles de radiación ultravioleta se encuentran sobre el índice 8, en las categorías de «muy alta» y «extrema», producto de la disminución de la capa de ozono. Un especialista explica qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir la protección. «Hay que estar simplemente alerta», dijo.
RIO GRANDE.- Los altos niveles de radiación solar registrados en la región durante las últimas semanas han llevado a los especialistas en salud a recomendar a la población extremar las medidas de prevención. Durante el transcurso de la semana pasada crecieron las consultas en los servicios sanitarios locales por quemaduras de piel.

En la provincia no se realizan mediciones sobre los índices de radiación, sin embargo en el sur de Chile alertan sobre esta situación en ciudades muy próximas a las argentinas. Esta semana el Laboratorio de Ozono de la Universidad de Magallanes informó que se encuentran sobre el índice 8 en las categorías de «muy alta» y «extrema».

Anualmente entre los meses de septiembre y enero se produce un aumento de la radiación ultravioleta producto de la disminución de la capa de ozono. En esta época aparece el «Agujero de Ozono Antártico» (AOA), el cual en su movimiento puede abarcar, durante algunos días, esta zona sur y austral.

En este sentido los especialistas recomiendan «usar el sentido común» para protegerse, pero no alarmarse. El dermatólogo Ezequiel Struminger señaló que «no podemos estar pendientes de un índice porque ni siquiera tenemos mediciones locales. Tenemos que hacernos la idea que esto estará siempre, acostumbrarnos que la vida nuestra es así, funcionamos con una radiación solar importante, con menos filtro en las capas atmosféricas y por lo tanto pasa más radiación de la que pasaba hace unos años».

La semana que pasó se elevaron las consultas por quemaduras de sol. «Lunes martes y miércoles me encontré con más consultas de lo habitual, la mayoría venía quemados de Tolhuin porque hubo carreras. Se expusieron al sol sin protección y vino gente muy quemada», dijo.

El médico asegura que «antes también había quemaduras, el cáncer estaba presente y posiblemente en generaciones futuras el panorama vaya cambiando, haya más patologías de un tipo y más de otro, pero tenemos que acostumbrarnos que será así, está instalado».

La protección

La utilización de protectores solares en crema es necesario para un correcto cuidado. Y por tratarse de una realidad que ya se ha instalado, Struminger recomienda que «tenemos que cuidarnos y hacer las cosas sencillas y simples para no complicarnos con una oferta muy grande de protección solar que nos dificulta la vida y el bolsillo».

En este sentido manifestó que «tenemos que aprender a cuidarnos nosotros y enseñarles a nuestros hijos a cuidarse el resto de su vida».

«La protección solar se aplica 20 minutos antes de exponerse al sol, ir a la playa o al campo; estar 20 minutos armando la carpa y después recién ponerse la protección no sirve. Es que el protector es una sustancia que actúa a través de una combinación de ciertos elementos de la piel, por lo tanto hasta que esa formulación química se produce pasa un tiempo. Si nosotros llegamos al campo y nos exponemos sin la pantalla, en esos 20 minutos estamos en problemas», apuntó.

¿En qué época del año se usa? «La regla que se usa es ponerla entre septiembre y abril, acá podemos ser un poco más laxos ya que tenemos menos incidencia de sol. Además se debe reponer cada dos o tres horas para estar cubierto», dijo el especialista.

Si lo que se busca es educar a niños y jóvenes para que se protejan no, el médico aseguró que «no les podemos poner grasa de foca, a nadie le gusta estar todo el día pegajoso y que se le pegue la tierra o la arena. Esos protectores son los factores 50 ó 60 y no tiene sentido».

Y explicó que lo que se debe utilizar es un factor 20 ó 30. «Con eso alcanza y sobra para una persona normal que no tenga una patología específica que necesite una protección especial y tenemos que buscar un producto que sea cosméticamente agradable. Si les enseñamos a ponerse algo que no sea desagradable, se lo van a poner con cierta comodidad».

También remarcó que es importante tener en cuenta que ningún protector cubrirá todo el espectro de radiación de una persona expuesta al sol. «No matarse al sol es básico, hay que usar el sentido común», reiteró.

Entre otras cosas destacó que otras actitudes como la utilización de gorras «no ayuda mucho» ya que «en realidad la mejor protección que hay es la ropa, una remera sí nos cubrirá, una gorra no mucho, pero conviene sobre todo para quien no tiene pelo».

PROTECCION SOLAR

Recomendaciones

- Aplicar la protección que indique siempre la sigla FPS 20 minutos antes de exponerse al sol.

- Repetir su aplicación cada dos o tres horas.

- El uso de protectores con factor 20 ó 30 alcanza para proteger a niños y adultos, y evita el uso de factores más elevados que suelen ser pegajosos y molestos. Y superior a 50 si necesita una protección especial debido a alguna patología.

- Sin protección una persona que no se expone al sol y se queda en la sombra también puede sufrir la incidencia de los rayos por el reflejo en el agua o en la arena.

- Ante enrojecimiento de la piel o edemas producto de la exposición, la recomendación es asistir al médico debido a que la medicación es oral. Struminger señaló que también hay que «fijarse inmediatamente en la comodidad que tienen y unas compresas de una infusión de manzanilla aliviarán y luego una crema humectante». Si el ardor es mayor se debe consultar al médico inmediatamente.

Comentá la nota