La Anses quiere autonomía para manejar los fondos

Por Silvia Stang y Mariano Obarrio

El director ejecutivo de la Anses, Amado Boudou, dijo ayer a LA NACION que el gobierno de Cristina Kirchner no aceptará la inclusión de una cláusula que obligue a usar sólo con fines previsionales los fondos que sean transferidos del sistema de capitalización al estatal de reparto por la ley que disponga la eliminación de las AFJP.

Rechaza una cláusula de intangibilidad; admite que financiarán al Estado y la obra pública

"A mí la intangibilidad es una palabra que no me gusta nada", admitió Boudou.

"Es más fuerte darle autonomía económica y financiera a la Anses, como fija la ley de la Presidenta", dijo.

En la entrevista con LA NACION, Boudou también reconoció que la Anses hará inversiones en bonos para financiar al Estado "para obra pública, infraestructura estratégica, proyectos productivos y para el consumo". Enseguida relativizó el anuncio al afirmar que no se modificará sustancialmente lo que ocurre en la actualidad con los fondos que manejan las AFJP y el Estado. También agregó que tomarán acciones y títulos de empresas privadas que tengan rendimientos razonables.

?¿Qué cambios puede aceptar el Gobierno durante el debate en el Parlamento? ¿Aceptarán la intangibilidad de los fondos?

-A mí intangibilidad es una palabra que no me gusta nada. Cuando se sacó una ley de intangibilidad, a los cuatro días le metieron el corralito. Mucho más fuerte es la decisión profunda de la ley de la Presidenta de darle autonomía financiera y económica a la Anses.

-La gente tuvo libre opción el año último para pasar del sistema de capitalización al estatal de reparto. ¿Ustedes les dicen que eligieron mal a los que se quedaron?

-No se les dice eso. Estamos proponiendo un régimen jubilatorio parecido o idéntico al de los países que son modelos de calidad institucional y de capitalismo, como Estados Unidos, Inglaterra, Francia y España.

-Pero acá el Estado les ordena el futuro a millones de afiliados. Y hace menos de un año el Gobierno le dio a elegir a la gente.

-Nosotros veíamos que este sistema iba a tener problemas. No tiene sentido el sistema de capitalización como central. Sí como pilar voluntario.

-¿Pero es el Estado el que decide la conveniencia de los afiliados?

-Bueno, al Gobierno lo eligieron para gobernar.

-Pero una cosa es gobernar y otra cosa es decidir por gente que ya decidió por el sistema privado.

-Pero va al Congreso.

-¿El Estado será socio accionista de las empresas que tienen acciones en poder de las AFJP?

-Por el reglamento de Anses no podemos tener más de 10% del total del capital de una empresa. Si recibimos el 33%, no lo vamos a regalar. Vamos a ir acercándonos al objetivo del 10%. Si hay que poner un director por el reglamento de la empresa, lo pondremos, pero no es nuestra voluntad tomar decisiones empresariales.

-¿Se liquidarían las acciones?

-Sí, pero en un sistema muy racional y muy profesional. Vamos a defender el valor de las acciones.

-¿Qué se hará con los recursos obtenidos?

-Seguirán siendo invertidos en el fondo de garantía, que hoy tiene $20.000 millones, para cumplir con los haberes y altas del sistema jubilatorio.

-¿Y los fideicomisos de consumo, por ejemplo, que tienen las AFJP?

-La Anses ya hoy invierte en fieicomisos de consumo. Los vamos a mantener. Y profundizar. La Anses reemplazará a las AFJP en el mercado de crédito de corto y mediano plazo.

-¿No puede impactar negativamente en los mercados que el Estado sea el gran inversor?

-No queremos la plata del fondo para hacerla líquida y salir a gastarla. Cinco años de superávit y 20.000 millones en el fondo es prueba de que no somos gastadores compulsivos.

-El Estado obligó a las AFJP a comprar bonos que se desvalorizaron.

-Es cierto. En otras épocas se hizo compulsivamente. Y se los fueron aumentando.¿Cuál es el valor de las AFJP si ni siquiera se pueden resistir a esta tentación? Como mínimo fueron socias en comprar bonos.

-¿La Anses seguirá comprando bonos del Estado cuando reciba el flujo de fondos de las AFJP?

-Esperamos tener una proporción cada vez menor de títulos públicos. En la medida en que razonemos que es un activo de buena liquidez y rentabilidad lo vamos a hacer. Pero con topes y límites de un nuevo reglamento que vamos a reescribir con la gran cantidad de dinero que nos llega. El nuevo fondo rondará los $ 90.000 millones.

-O sea, la Anses, tal como hace ahora, podría con esa plata financiar obras públicas y otras inversiones del Estado.

-Obras públicas o privadas. Lo importante es que sean estratégicas desde el punto de vista del trabajo y del desarrollo.

-¿Y podría destinarse al pago de deuda pública?

-No.

-¿La Anses no lo ha hecho?

-Lo que ha hecho es comprar una letra del Tesoro, y el Tesoro después asigna estos fondos. Nos aseguramos tener un instrumento con capacidad de repago absoluta.

-¿Con esto se puede financiar al Estado y al Tesoro?

-Sí, aunque se va a ir reduciendo. De la misma manera que lo hacían las AFJP.

-Pero la Anses financió al Estado, que pagó la deuda e hizo obras públicas con plata de la Anses.

-Si alguien piensa que una institución que administra fondos, un banco, o AFJP o la Anses tiene la plata para tenerla guardada en un cuarto, de ninguna forma es así. Hay que hacer colocaciones que sean razonables, con capacidad de repago, que tengan una tasa de interés beneficiosa.

-¿Y en qué serán esas colocaciones?

-Tendrá que ver con inversiones productivas, cuestiones estratégicas de infraestructura, con el consumo de los ciudadanos argentinos.

-¿Le concederían a la oposición la presidencia de la comisión bicameral de control?

-Eso lo resolverán los diputados y senadores.

-¿No cree que esto afecta posibles inversiones futuras en la Argentina por inseguridad jurídica?

-Entonces nos tenemos que quedar con un sistema malo para no cambiar las reglas. Todo siempre se puede hacer de otra manera; la cuestión es hacer las cosas.

PERFIL

Economista liberal : Boudou se doctoró en el CEMA, bastión del neoliberalismo.

Peronista reciente : conoció a Sergio Massa en 2002, empezó a trabajar en la Anses y un año después fue destinado al Municipio de la Costa, donde fue secretario de Hacienda. Allí empezó su militancia en el peronismo bonaerense.

Su semana estelar : este funcionario de 45 años acaba de abandonar el perfil bajo al ser elegido por los Kirchner como cara visible del proyecto de estatización previsional.

Comentá la nota