La ANSeS promete facilitar la entrega de créditos hipotecarios a tasas blandas

La ANSeS promete facilitar la entrega de créditos hipotecarios a tasas blandas
Era una de las opciones que se barajaba como alternativa para mejorar la oferta de préstamos hipotecarios en el sistema financiero. Aún no hay nada firme, pero fuentes del sector confirmaron a El Cronista que el proyecto ya está en carpeta
En los últimos días se desató una conmoción en torno a las hipotecas que llegó hasta la Casa Rosada. El problema estaba a la vista de todos los argentinos: el brutal e insostenible salto en los intereses para aquellos tomadores de hipotecas, endeudados a tasa variable. La presión fue tal que la semana pasada la banca pública salió a suavizar la cosas o bien bajando las tasas de sus créditos o asegurando que no habría próximas subas.

En esta línea, según confirmaron fuentes del sector a este medio, el gobierno de Cristina Fernández está evaluando, a través de los fondos de la ANSeS, dinamizar estos préstamos –actualmente frenados– con tasas más accesibles.

El proyecto se realizaría a través de las ya conocidas licitaciones de capital que el organismo de pensiones y jubilaciones dirige semanalmente a las entidades financieras. Con estos depósitos, la idea se centraría en forzar a la banca privada, que se encuentra en el epicentro del conflicto con los deudores, a bajar los intereses que cobran por las hipotecas y, así, mejorar su oferta. En rigor, según revelaron desde una entidad financiera, el organismo que preside Amado Boudou ya está en tratativas con algunos bancos.

“Durante el jueves, el viernes –y también se espera para hoy– la ANSeS se reunió con algunas entidades para hablar del tema. No hay nada inminente, pero al menos se está evaluando en conjunto entre los dos sectores”, reconocieron en la entidad. Según se informó se trataría de líneas destinadas al acceso a una primera vivienda, algo muy parecido al plan inquilinos impulsado, sin mucho éxito, en el 2006.

Desde la ANSeS, no obstante, no hubo una confirmación oficial de las reuniones con el sector financiero. Sólo se limitaron a decir que “siempre se está trabajando en el tema, pero por ahora no hay nada seguro”. Sin embargo, por más esfuerzos que intente la gestión K, lo cierto es que lograr un mayor dinamismo en el mercado inmobiliario a través del crédito no es lo mismo que activar el consumo de heladeras o de autos. Existen trabas y más de una. En primer lugar, los montos que se tienen que subastar deberían ser muy superiores comparados a los que se ofrecieron para otorgar otro tipo de préstamos -no hay que olvidar que este dinero pertenece a los futuros jubilados. Y en segundo lugar, pero no menos importante, se encuentra la dificultad de los plazos.

“Uno de los principales obstáculos que demanda el crédito hipotecario es financiar a plazos largos. Habría que ver qué tipo de fondeo ofrecerá la ANSeS”, cuestionó el gerente de un banco.

Por esa razón es que hay dudas sobre la operatividad que podría llegar a tener este plan, sobre todo con antecedentes similares que han fracasado. Aún así, sin dudas, al menos en términos de imagen sería un buen punto que anote Cristina.

Con todo, con o sin plan, algún alivio llegaría para los deudores. A mediados de febrero, en el sector prevén una baja de los intereses, de continuar la caída en las tasas.

El viernes, según datos del BCRA, la Badlar –una referencia para el interés de las hipotecas– se situó en 12,5%, y ya muestra una caída de 7 puntos en enero.

Comentá la nota