Anses La Pampa transfirió $1.315 millones de las AFJP

En catorce años y medio, los pampeanos aportaron esa cifra a las Administradoras de Fondos de Jubilados y Pensionados. Es el doble de los recursos del ISS que, en 2009, ascienden a 703 millones de pesos.
JUAN JOSE REYES

Los aportantes al ex sistema de capitalización previsional provenientes de La Pampa tenían al momento de su nacionalización el 1,16% de las inversiones de las AFJP en todo el país. En otras palabras, los pampeanos aportaron en 14 años y medio 1.315 millones de pesos (el doble de los recursos del ISS que ascienden en 2009 a 703 millones) de los más de 113 mil millones que componían la cartera de los fondos de pensión en todo el país. Es decir que 104 mil pampeanos afiliados al anterior sistema previsional -de los cuales sólo aportaba el 38,1%, es decir, casi 40 mil- fueron transferidos a la Anses.

Un mes antes de la estatización las AFJP perdieron solamente en La Pampa 275 millones de pesos de un plumazo con fondos invertidos en bonos de deuda, o sea, de operaciones de crédito público de la Nación y títulos de Valores Extranjeros (58% de la cartera de inversiones) en el comienzo de la crisis. Aquí la estatización dejó a 104 personas sin trabajo, aunque sólo 78 de ellas pidieron la reincorporación al Estado.

Análisis.

Hoy, con los datos finales del mayor traspaso de dinero que se hizo en La Pampa en toda su historia, pueden hacerse ciertos análisis. El primero es que a las claras se demostró el elevado costo de la privatización del sistema en la época menemista. Es de esperar que con el sistema estatal los haberes previsionales mejoren.

Cualquier habitante de una de las dos principales ciudades de la provincia puede advertir que todas las instalaciones de las administradoras están cerradas y sus locales en alquiler. El gran problema fue que apenas un muy pequeño porcentaje de empleados jerárquicos de las ex AFJP fueron transferidos a la Anses, muchos otros se quedaron sin trabajo.

Hay muchos juicios iniciados en La Pampa para la devolución de los fondos apropiados, pero los primeros fallos se sustentan en la teoría de que "la Seguridad Social tiene que ser administrada por los interesados, como dice la Constitución Nacional", es decir trabajadores, empresarios y jubilados, auditados por el Estado. Los propios interesados deben administrar la caja de la ANSES para evitar los desvíos que los políticos o los sucesivos gobiernos puedan realizar. La nueva ley respeta la Constitución Nacional y en materia de Seguridad Social el artículo 14 bis. Demostrar lo contrario no es tarea fácil.

Estructura transferida.

El total de aportantes transferidos del sistema de capitalización al de Reparto alcanzó a 104.219 pampeanos, quienes tenían depositados en sus cuentas individuales de los fondos de pensión la suma de 1.215,7 millones de pesos, aunque las estadísticas revelaron que solamente 39.707 de ellos (el 38,1%) está aportando. Ello representó un promedio acumulado en los fondos de capitalización de 10.136 pesos per cápita.

Dos recientes fallos judiciales rechazaron presentaciones de afiliados a la jubilación privada para que fuera interrumpido el traspaso al régimen de Reparto. En ambos casos no se aceptó que haya habido confiscación de derechos. Sin embargo tal medida cautelar sólo tiene alcance para quien hizo la presentación y no es extensiva al resto de los afiliados a las AFJP. Aun así, ante la apelación de la Anses, la cuestión deberá ser resuelta por la Cámara de la Seguridad Social. Pero no todo quedaría allí, sino que posiblemente la palabra final tendrá que darla la Corte Suprema de Justicia. Según datos aportados por la Anses hay 78 pedidos de ex empleados de las AFJP en La Pampa para incorporarse al mayor organismo estatal previsional, aunque en realidad 104 fueron los afectadas por su desaparición. En La Pampa, los 1.315 millones que el Anses tomó de las AFJP representan casi el doble de los recursos propios del Instituto de Seguridad Social (ISS) que en 2009 será de 703 millones de pesos.

¿Se cobra más o pagan menos?

Los clientes de las ex AFJP a marzo de 2009 han salido ganando con el traspaso al Estado porque se les reconoce una mayor cantidad de dinero que la que aportaron. Esto se debe a que los aportes al sistema de capitalización bajaron al 5% en 2001, en plena crisis, en un intento de mejorar los ingresos de bolsillo de esos trabajadores.

En 2002 los descuentos para la jubilación privada subieron a 7% y recién desde el 1º de enero pasaron a 11%. Sobre esos aportes, además, las AFJP cobraban comisiones. Una persona que en 2001 ganaba $1.000 aportó 50 pesos (el 5%) para su jubilación, de los cuales 26 fueron retenidos en concepto de comisión y sólo 24 llegaron a su cuenta de capitalización. En lugar de ello, el Estado le reconoce por ese período como si hubiera aportado 11%.

Desde la estatización, jubilados y pensionados están percibiendo la mejor renta mensual que hayan recibido entre enero y septiembre de 2008. Esta es reajustada por la fórmula de movilidad que incorpora dos ajustes por año, en marzo y septiembre, según lo sancionado por el Congreso y de acuerdo al fallo de la movilidad jubilatoria de la CSJN. Lo que sí quedó claro fue que el patrimonio de la Argentina fue saqueado durante décadas, debilitado después por falta de inversión y finalmente vendido al mejor postor. Es de esperar que el Estado sepa administrar los bienes de los jubilados en mejor forma. La gran pregunta está referida al futuro incierto del régimen solidario, donde tantos trabajadores aportan con la esperanza de alcanzar algún día una jubilación digna que les permita, como mínimo, recibir un 82% de lo que cobraron durantes sus últimos 10 años de vida activa. Lo concreto es que el 11% de aporte previsional de todos los que trabajan en relación de dependencia, además de quienes aportan según sus categorías en el monotributo, hoy va a las arcas públicas.

Comentá la nota