ANSeS: ¿una nueva provincia K o un banco de inversión?

Por Carlos Arbía

Economista

Los datos del Presupuesto 2010 muestran que el organismo se quedará con un 40% de los 350.000 millones de pesos de ingresos totales computados para el Sector Público Nacional

La ANSeS en su triple rol de administrador de recursos del estado para pagar jubilaciones y pensiones, de prestamista de ultima instancia del Tesoro, y de banco de inversión para financiar proyectos del sector privado con el Fondo de Garantía de Sustentabilidad heredado de las AFJP se puede convertir en el futuro en una máquina de destrucción de stock de recursos en poder del Estado y de las provincias.

Los datos del Presupuesto 2010 muestran que el organismo se quedará con un 40 % de los 350.000 millones de pesos de ingresos totales computados para el Sector Público Nacional. A los ingresos por Contribuciones salariales y patronales suman unos 89.000 millones. Pero a ese total se deben sumar otros ítem de asignación especifica. Entre estos debemos mencionar:

el 15 % de la coparticipación federal de impuestos de la ley 23548,

un 9.9 % del total de la recaudación del IVA,

un 20 % del total del Impuesto a las Ganancias,

el 21 % del impuesto a las Naftas,

el 100% de lo recaudado por el impuesto al Gas Oil, Diesel y GNC,

el 100% del monotributo, y un 100% del adicional que se cobra por el impuesto a los cigarrillos. En total son aproximadamente otros 60.000 millones de pesos que se suman a las contribuciones. Para dar un ejemplo la Provincia de Buenos Aires proyecta ingresos por unos 65.000 millones de pesos para el 2010.

La ANSES actual se comporta como una nueva provincia ya que se queda con parte de los ingresos que corresponden a las mismas y le saca recursos al Tesoro Nacional. Un estudio de la consultora ‘Economía y Regiones’ calcula que entre el 2000 y el 2008 la ANSeS se quedaría con unos 250.000 millones de pesos de la recaudación tributaria. De ese monto un 60% le pertenecería a las provincias, el 39% a la Nación y el 1% de ATN. Lo curioso es que a pesar de los recursos que maneja no se sabe si podrá hacer frente al pago de la asignación universal por hijo pese a que muestra superávit en sus cuentas.

Por el lado del gasto se observa que el rubro Prestaciones a la Seguridad Social del Presupuesto 2010 incurre en erogaciones por unos 97.000 millones de pesos. Este toma en consideración el gasto en jubilaciones y pensiones pero no tiene computado los casi 12.000 millones de pesos que costarán el pago del subsidio universal a la niñez. El monto del gasto proyectado no resulta muy confiable ya que no se ha hecho un estudio acerca de cómo impactará en el futuro los mas de 2.000.000 de jubilados que se han incorporado al régimen previsonal sin haber tenido el total de aportes necesarios requeridos para jubilarse. Esta determinación de la dupla Massa Boudou deteriorará aún mas la proporción entre los trabajadores activos y los trabajadores pasivos. Hoy hay menos de un trabajador activo para respaldar a otro pasivo y la dinámica muestra que la relación se deteriora año a año.

Por otra parte, el nuevo sistema previsional ideado por Amado Boudou se transformó en prestamista de última instancia y ya le prestó unos u$s 25.000 milones al Estado. La deuda intrasectorial llega casi al 35 % de la deuda pública total. La ANSeS aparece como el muleto del mercado voluntario de deuda y se ha trasformado en una especie de aspiradora de las emisiones de letras y bonos de la Tesorería y de las empresas privadas que distorsionará en el futuro el normal comportamiento del mercado voluntario de deuda y la relación fiscal con las provincias.

Comentá la nota