La ANSeS, desbordada y sin respuesta para pagar los subsidios a la niñez

Los propios funcionarios del organismo reconocen: "Estamos en el aire".
Aun sin saber de qué se trata, el paisaje remite a un escenario de crisis. Colas interminables, de cuatro o cinco cuadras, con mayoría de mujeres de aspecto humilde con chicos en brazos. Y como ya tienen que lidiar con un sistema de cupos -se atiende entre 250 y 500 personas por día-- la espera arranca desde las cuatro de la mañana, cuando no desde la noche anterior. Todo eso está ocurriendo en las aproximadamente 300 oficinas que la ANSeS tiene en todo el país, con una particular afluencia de público en las dependencias del Conurbano bonaerense y las provincias más pobladas. Las colas son para comenzar a cobrar la asignación por hijo, tal como lo anunció el jueves la presidenta Cristina Fernández.

En la ANSeS lo único que han podido hacer hasta el momento es incorporar a los interesados en un listado informático. Todavía no cuentan con las instrucciones que precisen cómo van a pagarles a los padres de unos dos millones de chicos, a razón de 180 pesos por cada hijo, y a la vez saben que la fecha límite para resolver la situación es dentro de cuatro semanas. El Decreto 1602 establece que la primera asignación corresponde a este mes de noviembre, de modo que debería ser pagada a partir de diciembre.

Lejos de despertar alguna simpatía o gestos de solidaridad, el paisaje de madres humildes con hijos ocupando desde la noche anterior hasta las dos de la tarde el espacio de la zona comercial sólo provocó quejas de los vecinos de las zonas. Así lo comprobó Clarín en la delegaciones de ANSeS en Avellaneda (French 58), Lanús (Pavón 5060), La Matanza (Ascasubi 6091), San Isidro (Centenario 811), Tigre (Yrigoyen 576) y San Fernando (Iriondo 1310).

El jefe de la Unidad de Atención Integral de ANSeS San Fernando, Hernán Arnol, aseguró que todavía les faltan herramientas para avanzar con el trámite.

"La información que nos llega a nosotros es de día a día. Va cambiando. No está clara la línea a seguir. Estamos en el aire. Por eso tratamos de no garantizarle a nadie que va a cobrar. La única orden que recibimos fue la de acreditar los datos de la gente y relacionar los vínculos".

En San Fernando tomaron la decisión de destinar la mitad del personal a aliviar la cola, con lo que llegaron ayer a atender a 500 personas. En otras oficinas el cupo hasta ayer fue de 250, el caso de Avellaneda y Laferrere.

"Acá la gente empezó a llegar el lunes, un día antes de que comenzaran los trámites para las asignaciones familiares", contó Javier Gómez, dueño de un taller mecánico ubicado en la esquina de Ascasubi al 6000, en Laferrere. "Nunca se vio tanta gente por acá. Se quedaron toda la madrugada esperando al martes. La fila daba la vuelta manzana y llegaba a la otra esquina", aseguró.

En La Matanza, además, no quisieron atender las preguntas de este diario. Un funcionario alegó que recibieron la orden de no hacer declaraciones y de centralizar las consultas a la sede de ANSeS en Capital.

En Lanús, en Avellaneda, las dudas se repiten. "La gente nos pregunta qué hacer y sólo podemos darles una cartilla instructiva", agregó otro funcionario, ya ojeroso. La semana recién iba por la mitad.

Comentá la nota