La ANSES cortó la mala racha

La ANSES cortó la mala racha
A la espera de una solución en el BCRA y con la mano del Estado, se recuperaron los títulos públicos y las acciones líderes. El dólar se mantuvo
La ANSES y los inversores más arriesgados inyectaron de optimismo a los mercados. Los títulos de deuda pública crecieron ayer hasta 11% después del desplome del martes y las acciones que integran el índice de acciones líderes Merval treparon 3%. El dólar cerró sin cambios a $ 3,82, aunque trepó un centavo y terminó a $ 3,87 en el sector marginal, donde no interviene el Banco Central.

La situación de los mercados se revirtió radicalmente en comparación con el martes por las compras oficiales. La jugada del Gobierno consistió en que la ANSES intervenga agresivamente para intentar transmitirles confianza a los financistas. Y para evitar que los títulos arrastren más caídas después de que el martes perdieron hasta 12% en tan sólo dos horas. La estrategia de la institución dirigida por el economista Diego Bossio se enmarca en la intención del ministro de Economía, Amado Boudou, de concretar el canje de deuda para los holdouts, los tenedores de títulos en default que no aceptaron la oferta de 2005. El titular del Palacio de Hacienda no ocultó sus intenciones al asegurar en declaraciones radiales que "hay que seguir trabajando para terminar con las cuestiones que quedan pendientes como es el caso de los tenedores de títulos".

Los inversores más arriesgados también se animaron a comprar y aprovecharon que los títulos perdieron hasta 19% cuando se desató el conflicto entre el Gobierno y el Banco Central. Los operadores explican que ahora hay dos tipos de inversores totalmente distintos: los más conservadores, temerosos y escépticos sostienen que los títulos de deuda van a continuar con la tendencia a la baja y aseguran que el país puede entrar en cesación de pagos. Mientras que otros más arriesgados y optimistas sostienen que la situación se va a revertir en el corto plazo, que es imposible que el país entre en default y que es una buena oportunidad para aprovechar que algunos papeles acumulan perdidas desde la semana pasada. Ante este escenario, el Cupón PBI en dólares trepó 10,9%, el Bogar 2018 creció 6% y el Boden 2014 5,45 por ciento.

¿Por qué el dólar continúa a $3,82? La mayoría de los operadores estimaba que la demanda iba a aumentar cuando se desató el conflicto entre el Banco Central y el Gobierno. Sin embargo, a pesar de los cimbronazos, la mayoría de los inversores confía en que el dólar no pegará grandes saltos en los próximos días. También estiman que independientemente de quién esté al frente del Central, la estrategia de la autoridad monetaria no va a variar.

Los papeles del Merval también rebotaron al igual que los bonos por intervención de la ANSES y de inversores arriesgados. Los títulos del Patagonia treparon 8%, los de Tenaris 4,3% y los de Transener 3,8 por ciento.

Comentá la nota