Anquincila ofrece descanso entre montaña y vegetación

A pocos kilómetros de Frías, puedes disfrutar tus vacaciones soñadas en familia y con amigos.
A menos de 70 kilómetros kilómetros de la ciudad de Frías, sobre la Ruta Provincial Nº2, Anquincila espera al visitante en el departamento Ancasti, en la zona este de Catamarca.

Parques arqueológicos y referencias históricas; pesca y deportes náuticos en el dique Ipizca; paseo por cumbres, cañadas, cuestas, quebradas, senderos a orillas de ríos, arroyos o de bosques naturales, Anquincila invita al disfrute placentero con cada una de sus propuestas durante todo el año.

Allí encontrará un balneario municipal, donde podrá disfrutar de sus refrescantes aguas.

Anquincila está acondicionada para recibir la visita de turistas ya que cuenta con lugares para hospedarse y restaurantes, en los que podrá disfrutar de riquísimos platos típicos.

Trekking y sendero interpretativo de flora y safari fotográfico permite estar en contacto pleno con la naturaleza y el aire puro, acercándose al medio natural para aprender y para recrearse. Su recorrido está diseñado por lugares por los que pueda transitar cualquier tipo de personas.

Cabalgatas: Posibilidad de recorrer las montañas y ríos que envuelven a la villa a caballo. Sin limitaciones de edades, esta actividad brinda la posibilidad de sentir la tranquilidad del entorno que nos rodea.

Rappel: Disciplina por la cual, por medio de cuerdas y equipo especial, se desciende de cualquier tipo de risco, pared o precipicio, sin importar la inclinación que tenga. Entre otros lugares, el paredón del dique Ipizca es el lugar ideal para la práctica de esta disciplina.

Pesca deportiva del pejerrey: Para los entusiastas de la pesca del pejerrey y la perca, se encuentra el dique de Ipizca, dotado de buenos ejemplares en tamaño y cantidad.

Una de las atracciones es la Ruta del Artesano, donde vibra la memoria cultural de un pueblo. Los visitantes podrán ver talleres de producción de tejidos, de cerámica, trabajos en piedras o en astas, mimbre, maderas, cuero o plata. Interiorizarse de las técnicas de producción heredada de nuestros antepasados, como una manera de que conozcan con más profundidad la cultura de esta región.

El Pozo Hondo: nombre con el que se denomina a un remanso de más de 3 mts de profundidad y unos 5 mts de diámetro, formado por un pequeño salto de agua de un metro de altura.

La Quebrada del Tigre: profunda y recorrida por un arroyito, cubierta de abundante vegetación con saltos de agua.

Salto "La Calera": la caída de agua tiene una altura de 5 mts y se encuentra a 5 km del pueblo. En el mismo sitio hay unos cerros apropiados para la práctica de escalamiento.

Avistaje de cóndor en la Cumbre del Portezuelo y en La Majada.

Quebrada del Tipan: Sector de la leyenda del Tesoro Escondido por los Jesuitas.

Esta zona se caracteriza por ser demasiado tranquila y por poseer ostentosas quebradas naturales y un colorido paisaje, que quedarán plasmados en la memoria de los que pasen por allí.

Comentá la nota