En 5 años, las slots se llevaron de Río Cuarto $125 millones

El monto se desprende de las declaraciones juradas presentadas por la empresa CET. En ese mismo período, el Municipio solamente recibió $5 millones. El intendente Jure habló del tema con el obispo
Desde que las máquinas tragamonedas empezaron a funcionar en Río Cuarto, hace cinco años, se llevaron de la ciudad la suma de $125 millones, según se desprende del total de declaraciones juradas presentadas por la empresa CET.

Y, en ese lapso, el aporte destinado al Municipio sólo fue de $5 millones.

Las cifras en cuestión se dieron a conocer ayer en medio de una fuerte polémica por la decisión del gobierno provincial de ampliar en un 80 por ciento el número de máquinas en el territorio provincial.

El gobernador Juan Schiaretti dijo que el incremento se hace a pedido de quince municipios y negó que esto determine un rompimiento de relaciones con el de Río Cuarto.

Es que en esta ciudad se está por regular el horario de las slots a raíz de los problemas que ocasiona en la salud de los jugadores y sus respectivos entornos familiares.

En la suma de las declaraciones juradas de CET, desde diciembre de 2003 hasta noviembre del 2008, los ingresos percibidos en concepto de slots ascienden a $125 millones.

El aporte para el Municipio es del 4 por ciento de lo recaudado. En ese sentido el Municipio solamente recibió $5 millones.

En tanto, en la declaración jurada de noviembre se declaró $2,9 millones, lo que significó una reducción respecto de meses anteriores.

Por ejemplo, en octubre ingresaron $3,4 millones, en setiembre $3,5 millones, en agosto $3,7 millones y en julio $4 millones.

Los especialistas dicen que esto se puede deber a dos causas. Por un lado, la crisis imperante y, por el otro, a una suerte de concientización devenida del debate en el Concejo Deliberante en torno a la regulación de los horarios de las máquinas tragamonedas.

La Iglesia Católica de Córdoba se pronunció en contra de la expansión de este juego en la provincia. Ayer, por ejemplo, el obispo diocesano Eduardo Martín también se manifestó en ese sentido, tras mantener un encuentro con el intendente Juan Jure (ver aparte).

Martín: “Las slots no contribuyen a generar una cultura del trabajo”

El obispo diocesano, monseñor Eduardo Martín, se pronunció ayer en contra del funcionamiento de las máquinas tragamonedas.

“Las slots no contribuyen a generar una cultura del trabajo”, dijo y acotó: “Es una actividad que cuanto mayor acotamiento tenga será un mayor bien para la sociedad”.

“Todavía no lo hablé con el gobernador (Juan Schiaretti), pero apenas tenga la oportunidad lo voy a hacer”, prometió. Y sostuvo: “Es bueno que se acote el horario”.

El obispo dijo estos conceptos al término de una reunión con el intendente Juan Jure, en la que le entregó un documento episcopal.

Comentá la nota