A los 60 años de la OTAN, Obama dice que Al Qaeda puede golpear a Europa.

A los 60 años de la OTAN, Obama dice que Al Qaeda puede golpear a Europa.
Barack Obama aseguró que los terroristas liderados por Bin Laden tienen más posibilidades de atacar en Europa que en los Estados Unidos y por eso reclamó el relanzamiento de la cooperación militar para enfrentar los nuevos desafíos. "En los últimos años, dejamos que nuestra alianza se fuera a la deriva", disparó el presidente norteamericano en el inicio de la celebración de las seis décadas de la creación de la OTAN. "No estamos buscando ser los jefes de Europa, estamos buscando ser socios", completó el líder demócrata. Carla Bruni y Michelle Obama trabajarán juntas contra el sida.
Con la inauguración de la cumbre por los 60 años de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en la frontera franco-alemana, el presidente Barack Obama advirtió ayer a los líderes europeos que "Europa es más permeable a un ataque de Al Qaeda que Estados Unidos" porque está físicamente más cerca de las regiones operativas del grupo extremista, e instó a los líderes del Viejo Continente a esforzarse más en la lucha antiterrorista en Afganistán.

Tras la llegada de los mandatarios de 28 países miembros, la alianza militar comenzó a discutir anoche su nuevo objetivo, en una cena de gala en la ciudad alemana de Baden-Baden, con el objetivo de superar diferencias importantes, que emergieron con la falta de consenso para elegir, anoche, un nuevo secretario general. "Estados Unidos cambia, pero no podemos ser los únicos impulsores del cambio", había dicho por la mañana Obama, desde la vecina ciudad francesa de Estrasburgo.

"Tenemos que ser honestos con nosotros mismos", dijo Obama. "En los últimos años, dejamos que nuestra alianza se fuera a la deriva. El mundo se había unido tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, pero luego fuimos desviados por Irak. En Estados Unidos hay una falla a la hora de apreciar el papel de liderazgo de Europa en el mundo. En vez de celebrar su dinámica unión y buscar una asociación con ustedes para hacer frente a los desafíos comunes, hubo momentos en que Estados Unidos se mostró arrogante", declaró el mandatario. Pero, a continuación el mandatario advirtió que en Europa "hay un antiamericanismo que es fortuito, aunque también puede ser insidioso".

"No estamos buscando ser los jefes de Europa, estamos buscando ser socios. Cuanto más capaces sean defensivamente, más podremos actuar de forma coordinada ante los desafíos compartidos que enfrentamos", indicó Obama en una rueda de prensa con su par francés, Nicolas Sarkozy, en Estrasburgo.

La misión de la OTAN en Afganistán emergió de inmediato como el punto de fricción más visible en la alianza oceánica. Barack Obama y su secretaria de Estado, Hillary Clinton, vienen repitiendo desde antes de salir de Londres –a donde asistieron para la cumbre del G-20–, que aspiran a un mayor compromiso de sus aliados en la intervención que comanda la OTAN en esa región de Asia. La OTAN no logra doblegar allí la resistencia de los talibanes y sus aliados de Al Qaeda.

"Si la OTAN es responsable de todo, no lo será de nada. Debemos prepararla para los desafíos del siglo XXI", agregó el norteamericano tras exigir "mayor efectividad" en Afganistán, en una rueda de prensa que celebró en Baden-Baden junto con la canciller de Alemania, Angela Merkel.

"Obama espera con razón que participemos plenamente, pero podemos decir que Alemania ya lo hace", respondió por su parte Merkel, en alusión al pedido de Obama, que ya anunció el envío de 21.000 soldados adicionales, a los que podrían sumarse otros 10.000 en el próximo otoño boreal. La fuerza internacional dirigida por la Alianza Atlántica en Afganistán, la ISAF, cuenta actualmente con 62.000 soldados de 42 países.

El saliente secretario general de la OTAN, De Hoop Scheffer, sobre cuyo sucesor no hubo acuerdo anoche, puso de manifiesto otro de los puntos donde la Alianza no es unánime: el modo de llevar la relación con Rusia. Algunos de los países miembros, sobre todo los de Europa del Este, ven como una amenaza los renovados aires de potencia mundial de Moscú.

"Este fin de semana, en Praga, presentaré una agenda para alcanzar el objetivo de un mundo sin armas nucleares", dijo Obama tras haber conversado con el presidente ruso, Dimitri Medvedev, sobre desarme nuclear en la cumbre del G-20, celebrada en Londres.

En la cumbre, Estados Unidos también pidió ayer "formalmente" que la Unión Europea reciba a antiguos detenidos de Guantánamo y prometió entregar "todas las informaciones necesarias" a los países europeos que los acepten, anunció la Comisión Europea. Sarkozy se mostró favorable a la idea. En una reunión en Estrasburgo con 4.000 estudiantes franceses y alemanes, a los que respondió varias preguntas, Obama prometió que Estados Unidos no volverá a torturar.

Mientras sus maridos hablaban de política de defensa y seguridad en la política exterior, las esposas de los presidentes francés y estadounidense, Carla Bruni y Michelle Obama, acordaron en su primer encuentro en Estrasburgo iniciar un trabajo compartido contra el sida.

Comentá la nota