A 15 años, los familiares recuerdan a las víctimas del atentado a la AMIA

Con el mismo dolor y la misma firmeza, familiares de víctimas del atentado a la AMIA, recordarán a sus seres queridos al cumplirse mañana el décimo quinto aniversario del ataque. Al renovado reclamo de justicia, sumaron sus críticas a la decisión de poner al frente de la Policía Metropolitana al cuestionado ex comisario Jorge Palacios.
"Nos parece mentira que hayan pasado 15 años desde ese momento atroz que nos cambió la vida para siempre. Yo siento que fue ayer, para mí cada día es 18 de julio, cada día se nota la ausencia", dice en diálogo Olga Dejtiar, quien perdió a su hijo Cristian en el atentado.

La mujer, como muchos familiares, encontró fuerzas para salir adelante a través de la lucha por la búsqueda de justicia: "De alguna forma siento que con eso mi hijo donde esté, ve que su madre no bajó los brazos", señala.

Olga recuerda con dolor los tres años y medio de juicio oral del cual "no quedó nada" y rescata que el Gobierno "tuvo mayor interés en llegar a la verdad y se fue avanzando en varios temas, como los iraníes y la formación de una nueva fiscalía", aunque lamenta que tras 15 años "no hay una sola persona en la cárcel".

Ella pertenece a la agrupación Familiares y Amigos de Víctimas del atentado a la AMIA, y cuenta que esa organización está yendo a escuelas no judías para contar qué es lo que pasó aquel 18 de julio de 1994 y para que los chicos sepan qué pasó, porque "la bomba estalló también en cada hogar y reconstruir la familia después es una tarea que se hace día a día".

"Estoy muy sensible estos días, además de por la fecha, por circunstancias como la designación del ex comisario Palacios, y me hace sentir que se burlan de nosotros, que no tienen en cuenta el dolor de los familiares. En su momento, nosotros confiamos plenamente en Palacios y era nuestro mesías, pero después nos enteramos de que intentó encubrir a un acusado sirio o tuvo la orden de alguien para hacerlo", afirma Olga.

Y opina que con su defensa cerrada hacia Palacios, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, le hace recordar a "cuando (Eduardo) Duhalde defendía al comisario Pedro Klodczyk de la supuesta mejor policía del mundo".

Sergio Burstein -también miembro de Familiares-, cuya esposa Rita Worona murió en el ataque, afirma que Palacios "es el pato de la boda, el que muestra su fase autoritaria, ignorando las críticas. Dice que Palacios es inocente y no le importa el resto, y (el ministro de Seguridad porteño, Guillermo) Montenegro miente en todo lo que dice con respecto a la causa".

Burstein dice que los familiares están "cada vez más cercanos" y que la decisión de Macri de designar a Palacios "logró unir a los grupos que durante tanto tiempo tuvieron un mismo objetivo pero miradas opuestas", aunque destacó que las agrupaciones se pueden jactar de "nunca tener una mentira o una agachada".

Los hijos de Rita y Sergio tenían 19 y 17 cuando su madre murió en la AMIA. "Solamente yo sé lo que pasó con mi hija cuando yo le tenía que responder cosas en las que necesitaba a la madre".

El acto central por el atentado se pospuso debido a la pandemia de gripe A, y se realizaría el 18 de agosto o de septiembre, pero muchos familiares irán igual mañana a las puertas del reconstruido edificio de la calle Pasteur, como Sergio.

"Vamos a ir a las 9.53 para poner una flor. Siento la necesidad de decir 'estamos acá' a pesar de todo", dice. Rosa Barreiros es la madre de Sebastián, la víctima más joven, quien perdió la vida a los cinco años cuando el destino lo puso frente al edificio de la AMIA al momento de la explosión.

"En agosto él cumpliría 21 años. Yo solamente tuve un hijo de 5 y una lucha de 15", lamenta Rosa. Ella y Sofía Guterman se separaron de la agrupación Familiares y pasaron a ser querellantes independientes de la causa.

"A 15 años, hay momentos que me encuentran cansada, fueron muchos años de lucha, porque a parte del dolor también hubo muchos engaños, desilusiones y piedras en el camino", opina.

Para Rosa, el sentimiento que predomina es el de "manos vacías", porque "si bien hay muchos responsables, no hay culpables" por el mayor atentado de la historia argentina. Con respecto a la designación de Palacios, expresó su desacuerdo y deseó que "ojalá se de marcha atrás".

Por la postergación del acto central a raíz de la gripe A, Rosa irá esta vez al cementerio "a llevarle una flor" a su hijo y "estar con él a las 9.53", como hace 15 años.

Comentá la nota