A 10 años del "no existe", trata de armar un equipo.

RACING: La realidad no es la de hace una década, pero hay problemas fuertes. Caruso no dijo quién juega con Tigre.
Racing, diez años después. Ese redoblante en la noche de la sede de Avenida Mitre no suena. Esa frase de Liliana Ripoll no es, a esta altura, una estocada en el alma. Racing, diez años después, intenta el renacimiento desde un nueva dirigencia, luego del gerenciamiento. Racing, diez años después, sabe que para eso el equipo necesita quedarse en la Primera. Y, por eso, tomó el riesgo del cambio de entrenador en medio del torneo. Y ahí está Ricardo Caruso Lombardi, con sus jugadores, con los lesionados, con esos refuerzos que llegaron de la mano de Juan Manuel Llop y que intentan seducir al flamante cuerpo técnico. Aunque, por el momento, sin éxito. Racing, diez años después, piensa que el partido del sábado frente a Tigre, en Victoria, es fundamental para saber si aquello de la entrega emocional en el juego contra Argentinos tiene argumentos, al margen del episodio final con el empate 1 a 1. Racing, diez años después, se entrena. No es poco para este club.

La pregunta es si el arquero será Gustavo Campagnuolo o Pablo Migliore. Un interrogante que ni siquiera el entrenador de Racing pudo resolver por la lluvia -el ensayo futbolístico quedó postergado hasta hoy a la mañana-. La angustia es saber si Franco Zuculini estará para jugar, pero todavía no tiene el alta médica de su desgarro. Entonces, Franco Sosa seguirá en la titularidad por el artículo 225. ¿El resto de los lesionados? Rubén Ramírez afuera por una distensión al igual que Franco Peppino, Marcos Cáceres en la última etapa de su recuperación por el esguince en la rodilla derecha y Lihué Prichoda iniciará las tareas de campo la semana que viene. Ese es el panorama de Racing. ¿Los refuerzos? Sin Ramírez por lesión, tiene a mano a Juan Carlos Falcón y a Lucas Castromán, pero ambos no serán titulares. ¿Y Nicolás Vigneri? Arrancó por debajo de los juveniles Pablo Caballero y Juan Ignacio Sánchez Sotelo en su consideración.

"Racing ha dejado de existir", dijo la síndico Ripoll ese 4 de marzo de 1999. La intervención, el gerenciamiento, el Organo Fiduciario y las elecciones. Juzgados, abogados, jueces, quiebra, levantamiento. Racing, diez años después, intenta reconstruir un club con otra identidad. Y, para eso, sabe que el resultado deportivo es la punta del ovillo para salir. Ahí anda Racing, diez años después.

Comentá la nota