En 8 años, Córdoba perdió 1 de cada 4 tambos

Los cuatro mil que había hace ocho años cayeron a tres mil en lo que va de 2009. Sin embargo, la producción creció 17,8%.
La dificultades económicas, generadas por las oscilaciones de precios a la que está sometida la producción lechera en el país, es la principal razón por la cual la provincia de Córdoba perdió en los últimos ocho años el 25 por ciento de sus tambos. De acuerdo con información que manejan las industrias, a partir de los registros de recepción de leche, de los cuatro mil tambos que había en la provincia a la salida de la convertibilidad (en el año 2002), el mapa productivo actual sólo contempla tres mil.

Más allá del impacto, que no es propiedad exclusiva de Córdoba sino que se extiende al resto de la provincias lecheras, los establecimientos que aún se mantienen en funcionamiento han incrementado su nivel de actividad. A tal punto, que la producción de leche en la provincia creció un 17,8 por ciento en los últimos siete años.

Según registros oficiales de la Dirección de Lechería del Ministerio de Agricultura de la Provincia, durante el año pasado la producción de leche llegó a 2.905 millones de litros, 400 mil litros más que en 2002, cuando el volumen alcanzó a 2.654 millones de litros. En el proceso de crecimiento han influido el aumento de la escala de muchos establecimientos, a partir de la incorporación de más vacas lecheras disponibles por la liquidación de otros tambos, y la mayor productividad individual del rodeo.

En una meseta. La sequía, que en el último año pegó fuerte en algunas cuencas lecheras de la provincia y en especial al norte del departamento San Justo, ha puesto un freno al crecimiento de los volúmenes de materia prima. En los primeros nueve meses del año, la producción alcanzó 2.090 millones de litros, apenas 0,7 por ciento menos que entre enero y setiembre de 2008, cuando se reunieron 2.112 millones de litros.

Ante la falta de pasturas en el inicio de la primavera, muchos productores lecheros lograron mantener la producción sobre la base del suministro de forraje conservado (rollos o silo de maíz). La estrategia, sin embargo, complicó en muchos casos la situación financiera, debido a sus mayores costos. Con la mejora registrada de los últimos meses, el precio de la leche en la puerta del tambo oscila entre 85 y 90 centavos por litro.

Comentá la nota