Anochecer de un día agitado

Por: Ricardo Roa

Como en cualquier elección, lo más importante será el resultado. Y sobre todo esta vez, por lo que hizo y dijo el kirchnerismo. Adelantó cinco meses el comicio, introdujo la nueva categoría de candidaturas de ficción y el propio Kirchner y Scioli encabezarán la lista.

Y todo bajo el rótulo "nosotros o la catástrofe". Hasta llegaron a afirmar que el corralito puede volver si pierden.Es una apuesta a todo o nada para conservar el poder. Y quiérase o no, es también la admisión del miedo a la derrota. Igual que en todo cierre de listas, anoche hervían las candidaturas (ver En Olivos, Kirchner define las listas de candidatos en Provincia ). En Olivos Kirchner se debatía sobre la inclusión de Massa: debe elegir entre la conveniencia electoral de sumarlo y el deseo personal de tenerlo bien lejos.

Otras dudas rondaban a Ocaña, aunque parecía ya con los dos pies fuera de la lista. D'Elía aún mantenía esperanzas de colarse o colar a alguien propio y Andrea del Boca había salido de la escena sin que se supiera bien si alguna vez había estado. El ex duhaldista Díaz Bancalari trabajaba sobre el terreno que más conoce: los nombres para la legislatura bonaerense, donde también el oficialismo corre el riesgo de perder mayorías.A los empujones, el cobismo cerraba filas con Carrió y los radicales. Y en el PJ disidente se sacaban chispas De Narváez y Solá porque quedaba afuera Jorge Sarghini, el peronista que acredita mayores pergaminos en ese espacio.

Esta noche acabará la película y empezará la cuenta regresiva hacia el 28 de junio. Pero habrá otra cosa por la que esta elección será recordada: las candidaturas testimoniales. El abandono simulado y a veces también forzado del Gobierno de funcionarios de primer nivel para pelear por cargos legislativos que nunca llegarán a ocupar.

Comentá la nota