Anoche continuaban trabajando para poner en marcha el segundo motor

El percance se solucionó en el tiempo previsto y el agua volvió a impulsarse hacia la red pasada la media tarde. Se aguardaba la llegada del transformador que se había llevado a secar a la empresa Copetrax.

Luego de otra jornada de intenso trabajo, en la tarde de ayer volvió a funcionar el motor de bombeo de agua de plaza Mitre. Fue gracias a la instalación de un transformador provisto por EDEA y a las tareas de adaptación realizadas por técnicos y funcionarios, que demoró varias horas. Finalmente a las 5 de la tarde se puso el mecanismo en funcionamento y el agua comenzó a llegar a la red, que alimenta una vasta zona de la ciudad. De esa manera, una vez más "comenzó a transitarse el camino a la normalidad", según palabras del propio intendente Gustavo Pulti, quién estuvo todo el día junto a gran parte de su gabinete, a la cabeza de las gestiones para llegar a la solución definitiva del problema que se había iniciado el viernes.

"El motor está en marcha, funcionando, luego de haber hecho el cambio de transformador" aseguró el jefe comunal anoche en diálogo con este medio. Este paso se logró a las 5 de la tarde.

"Habíamos indicado que se podía demorar entre 5 y 8 horas, y en 5 horas estuvo" agregó, destacando que "desde el primer momento volvimos a estar todos los técnicos, funcionarios, trabajando, con la asistencia de EDEA que colaboró extraordinariamente" para superar la situación.

Por eso al atardecer ya en algunas zonas habían recobrado el suministro, aunque tanto Pulti como Dell' Olio recordaron que la reposición del servicio es paulatina. "No es como la electricidad, que vuelve y está disponible. El agua tiene que llenar las cañerías, ir desplazándose hasta la Torre Tanque, desde donde se redistribuye a las adyacencias y cuando está llena sigue hasta la estación de Tucumán y Almafuerte. Es un proceso que lleva un tiempo", explicó.

Mientras la bomba retomaba su fundamental tarea para ir reponiendo el servicio, en la plaza estaban aguardando la llegada de un segundo transformador -el que se había llevado a secar a Copetrax- con el objetivo de poner en funcionamiento un segundo motor en horas de la noche.

"Con un motor en funcionamiento podemos transitar el camino hacia la normalidad", aseguró el intendente, quien de todas formas indicó que poner en marcha una segunda bomba constituye "un refuerzo de la actividad" que va a permitir generar un mayor caudal de agua e incrementar la presión.

"La rotura del transformador fue un coletazo de la misma crisis que comenzó el viernes" aseguró Pulti aseverando también que "no tuvo la misma entidad". "Al transformador lo afectó el agua, eso generó un cortocircuito y posiblemente hubo una sobreexigencia" explicó.

"Todo se está reencaminando" indicó, manifestando el deseo de que todo continúe con normalidad.

Más adelante agradeció el "acompañamiento de gente que se acercó a informarse a preguntar, a ayudar".

Asimismo valoró que los habitantes afectados tomaron la nueva falta de recurso con tranquilidad. "Hubo mucha preocupación, solidaridad y responsabilidad" destacó. Y llevó tranquilidad asegurando que el operativo de emergencia para el reparto de agua en las zonas afectadas seguirá en marcha "hasta que tengamos la certeza de que todas las canillas de la ciudad administran la cantidad de agua normal", teniendo en cuenta que "no queremos que nadie sufra más necesidades que las que supone el retraso del servicio".

Comentá la nota