Aníbal F.: "No hay lugar para Duhalde en el centro del ring"

"Ya pasó su historia", dijo. Para Chiche, su marido no puede estar al margen.
Eduardo Duhalde subió la apuesta: dijo que está dispuesto participar en una interna abierta y que le va a ganar a Néstor Kirchner. Y, como era de esperarse, en el Gobierno salieron a bajarle el tono a su desafío y a sostener que lo ven afuera de la lucha política para el 2011.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, habitual vocero oficial y sarcástico en sus definiciones, dijo que "no hay lugar" para el ex presidente Eduardo Duhalde "en el centro del ring", pero aclaró que si quiere ser candidato "tiene todo el derecho del mundo de presentarse".

"Mi aprecio personal por Duhalde no va a variar, pero no puedo comprar lo que está diciendo, tratando que le cedan un lugarcito en el centro del ring. No hay lugar para él en el centro del ring. No hay ni lo va a haber, porque ya pasó su historia", dijo Fernández, que fue secretario general de la Presidencia durante el gobierno de Duhalde.

Otro de los que se sumó a la discusión, aunque más cauto, en torno a la decisión del ex presidente de abrir la puerta a una nueva candidatura, fue el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, que forma parte del PJ disidente y mantiene diálogo cotidiano con el diputado Felipe Solá y el ex gobernador de Entre Ríos Jorge Busti luego de distanciarse definitivamente de la Casa Rosada.

Schiaretti buscó evitar la polémica: "No son años para hablar de candidaturas, ni en la provincia de Córdoba ni nacionalmente. Recién en el 2011 este gobernador va a opinar sobre candidaturas provinciales y nacionales".

Hace dos semanas, el bonaerense había dicho en un pequeño encuentro en un sindicato que volvería a ponerse el traje de candidato.

Y el jueves, ante un centenar de empresarios que asisten al coloquio de IDEA en Mar del Plata, y 24 horas después de que Cristina Kirchner lanzara la reforma política, desafió: "Voy a participar en las internas abiertas del PJ y le voy a ganar a Néstor Kirchner".

El ex presidente volvió al ruedo tras la derrota de Kirchner en las elecciones de junio. Pero, primero, dijo que estaba decidido a reconstruir el peronismo bonaerense y recién 15 días atrás volvió a coquetear con una candidatura.

En este tiempo se reunió en privado con gobernadores, intendentes, legisladores como Felipe Solá y el sector del sindicalismo enfrentado con Hugo Moyano.

La senadora Hilda "Chiche" Duhalde, buscó ayer justificar el volantazo que está pegando su esposo en sus ambiciones. "Mi marido tira bombas y yo tengo que salir a hablar por él. Es una irresponsabilidad mantenerse al margen" frente a la situación que atraviesa el país y con un Gobierno que no nos lleva a ningún lado".

Por su parte, y en línea con la posición oficial, el intendente socialista de Rosario, Miguel Lifschitz, también sostuvo que el tiempo del bonaerense en la política electoral se agotó. "Debería dejar un espacio libre para las nuevas generaciones que vengan con una nueva impronta y menos carga en la mochila para liderar los destinos de Argentina en los próximo años", opinó Lifschitz.

Comentá la nota