Aníbal F.: "¿A qué llaman clima enrarecido? ¿A los cortes?"

El jefe de Gabinete repudió los escraches. Pero dijo que siempre hubo cortes de calles.
El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, negó ayer que exista en el país un clima "enrarecido" como sostienen dirigentes de la oposición a raíz de las recientes protestas y piquetes, y argumentó que cortes callejeros de manifestantes "ha habido en todo momento".

Por otra parte, al ratificar su repudio al "escrache" sufrido por el senador radical Gerardo Morales en Jujuy, recordó que varios políticos y dirigentes del oficialismo, entre ellos la ministra Alicia Kirchner y el diputado Agustín Rossi, también fueron víctimas de "escraches" y que tampoco en esos casos hubo sospechosos detenidos.

Tanto el jefe de gobierno porteño Mauricio Macri como el ruralista Eduardo Buzzi habían afirmado que existía un clima "enrarecido" en materia política.

A su vez, Morales y la titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, habían afirmado que existe "un clima de crispación y violencia planificada por el Gobierno". Desde el Gobienro , los dirigentes kirchneristas Edgardo Depetri y Juan Cabandié habían replicado que la oposición buscaba generar un "quiebre institucional" y promover un "golpe de Estado".

Ayer, el jefe de Gabinete insistió que la dirigente piquetera oficialista Milagros Sosa, acusada de haber estado en la protesta contra Morales, dijo que estaba "a 40 km." de donde se encontraba el senador cuando se produjo la agresión.

Al apuntar a la oposición y también a la prensa, Fernández se preguntó: "¿A qué le llaman clima enrarecido? ¿A los cortes que pueda haber en la Capital? Los ha habido en todo momento y nosotros nunca hemos dicho: 'vamos a reprimir' porque preferimos apostar al tiempo, resolver las cosas hablando y no pegándole a la gente". En cuanto a la agresión sufrida por Morales, insistió en que "hay que buscar a los responsables y sancionarlos".

Fernández recibió ayer a la embajadora de Estados Unidos, Vilma Socorro Martínez, con quien analizó la situación de la relación bilateral, tras el encuentro entre ambos que había sido suspendido a fines del mes pasado en medio del conflicto en la empresa Kraft. Ni la Embajada ni la Jefatura de Gabinete dieron una versión oficial con los detalles del encuentro. La embajadora, que visitó también a las ministras Debora Giorgi y Nilda Garré, había sufrido la semana pasada un escrache de agrupaciones de izquierda en Mendoza.

Comentá la nota