Aníbal Fernández situó a Alperovich como "presidenciable".

El funcionario K tildó al Gobernador como un buen administrador y consideró que tales aspiraciones son legítimas. El ministro nacional estuvo en Tucumán inaugurando un encuentro de jueces federales.
Los esfuerzos del gobernador José Alperovich por salir del ojo de la tormenta nacional y centrarse en la provincia, quedaron en el olvido gracias al posicionamiento que adoptó en Tucumán el ministro de Justicia, Derechos Humanos y Seguridad, Aníbal Fernández. Es que el funcionario hiperkirchnerista, colocó en la lista de posibles candidatos presidenciables a Alperovich, al sostener que esas aspiraciones serían legítimas ante la capacidad que mostró como administrador. El ministro subrayó que nadie puede comparar a dirigentes que dieron muestras de ser "buenos administradores, como Carlos Reutemann o José Alperovich, con Felipe Solá". "¿Cuál es el problema que, en el futuro, Reutemman pueda tener aspiraciones presidenciables o que las tenga el propio Alperovich si son muy buenos dirigentes, con trayectoria en el justicialismo y, además, muy buenos administradores?", preguntó Fernández. El ministro de Justicia aclaró que "Solá es otra cosa, porque siempre tuvo la defección de la traición".

"A Solá lo conozco desde 1987 y, cuando pudo, traicionó. Lo hizo con (Eduardo) Duhalde, con Kirchner, con (Carlos) Ruckauf y con Cristina. Es un problema de respeto, porque su conducta ha sido traicionar por un carguito", acotó el funcionario. Si bien reconoció que con Francisco de Narváez tuvo "una buena relación", a diferencia de lo que le sucedió con el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, el ministro ironizó que el problema de estos dos dirigentes "es que son vagos y nos les gusta trabajar, y hablan como si tuvieran la verdad revelada cuando sólo tienen plata para hacer campaña".

Aníbal Fernández estableció una férrea defensa del actual modelo de gestión, asegurando que el Frente para la Victoria se impondrá en los comicios del 28 de junio "porque la sociedad respaldará las transformaciones que viene experimentando desde 2003".

"A las elecciones las vamos a ganar, porque la gente defenderá este cambio superlativo. En 2003, el presidente Néstor Kirchner tomó un país que estaba prendido fuego y fue resolviendo muchísimos problemas", aseveró. Las declaraciones las formuló antes de inaugurar el XII Encuentro de Jueces de Cámara de Tribunales Orales en lo Criminal Federal del país que se desarrolló en nuestra provincia.

Fernández afirmó en que el modelo implementado en 2003, que hoy encabeza la presidenta Cristina Fer-nández "asumió la problemática de la indigencia y de la desocupación, consiguió que las reservas (del Banco Central) pasarán de 6.000 millones a 47.000 millones de dólares, y que hubiera superávit fiscal primario durante cinco años consecutivos". Asimismo, el funcionario subrayó que "las condiciones salariales y laborales de los trabajadores cambiaron sustancialmente" por lo cual "la gente defenderá todo esto, porque no quiere volver a aquel infierno, pese a que, entonces, había muchos dirigentes interesados que las cosa no estuvieran como hoy están".

El titular de la cartera de Justicia visitó la casa de Gobierno, donde fue recibido por el Gobernador, los diputados Beatriz Rojkés y Gerónimo Vargas Aignasse y gran parte del gabinete provincial.

Justificación oficial

Al momento de referirse a los elevados índices de inseguridad que invade al país, una vez más atacó a los medios de comunicación, entendiendo que la constante exposición de hechos violentos, genera un efecto negativo en la sociedad. El funcionario explicó que en los países desarrollados existe lo que se denomina campañas de ley y de orden. Si bien aclaró que si bien la inseguridad no se genera por culpa de los medios, remarcó que la constante exposición de hechos policiales y su reiteración produce "un efecto no deseado". De todas formas se justificó con estadísticas oficiales, al señalar que la Argentina tiene una tasa de delitos de 5 por cada 100 mil habitantes, mientras que en Río de Janeiro (Brasil) la cantidad de delitos es de 45 y en Washington (EEUU) es de 30 cada 100 mil habitantes. "Nuestra realidad no es parecida a la del resto de América", justificó.

Comentá la nota