Aníbal Fernández se queda con el control de la publicidad oficial

Quedará bajo su dominio el área a la que renunció Albistur; tensión con el vocero presidencial
El gobierno de Cristina Kirchner mantendrá sin reemplazos por ahora la oficina que abandonó anteayer Enrique Albistur, por lo cual la Secretaría de Medios quedará bajo el domino del jefe del Gabinete, Aníbal Fernández, que controlará en forma absoluta la partida presupuestaria de la pauta oficial. Una caja que ronda los 620 millones de pesos.

De esa manera, el ministro coordinador sigue ganando espacios de poder en el kirchnerismo.

Como funcionario de mayor jerarquía en la Secretaría quedará Alfredo Scoccimarro, subsecretario de Comunicación, virtual vocero presidencial, que retendrá la firma de los actos administrativos y de funcionamiento.

"Esto es otro triunfo de Aníbal porque controlará y firmará la pauta oficial, aunque en coordinación con Scoccimarro", comentaban ayer en la Casa Rosada a LA NACION diversas fuentes, en lo que se interpreta el resultado de una pulseada feroz en el palacio.

Se supo, en tanto, que Albistur tiene previsto reactivar su actividad privada; dedicarse a la producción de espectáculos artísticos y reflotar su negocio como empresario de la publicidad.

Pese a haber renunciado anteayer, jaqueado por denuncias judiciales e intrigas palaciegas, acordó con la Presidenta y con el ex presidente Néstor Kirchner que participará activamente de la logística publicitaria de la campaña con miras a las elecciones de 2011, en las que el ahora diputado bonaerense quiere competir como candidato presidencial.

También Albistur participará en el proceso de creación de medios audiovisuales del Estado. Se trata de un proyecto que el Gobierno tiene en carpeta para aprovechar las ventajas que le dará la nueva ley de medios, sancionada hace dos meses en el Congreso. Quizás en eso se funde la frase épica que escribió en su dimisión: "Renuncio a los honores, pero no a la lucha", frase que acuñó Eva Perón.

Conflicto de intereses

No será un conflicto menor. Albistur fue denunciado en tres causas judiciales en las que se lo investiga por posible enriquecimiento ilícito y por negociaciones incompatibles como funcionario público, y se lo acusa de favorecer con el envío de fondos de pauta oficial a empresas de familiares.

La comunicación oficial registró un rutilante retorno. Miguel Núñez, ex vocero del matrimonio, volvió a visitar en forma frecuente la quinta presidencial de Olivos y ayudará a Kirchner en su nueva gestión como diputado.

Entre tanto, ayer se terminó de definir que Scoccimarro no será el sucesor de Albistur.

"El esquema del área continuará igual que ahora. Aníbal [Fernández] con el manejo de la pauta, cosa que ya controlaba por encima de Albistur, y con la colaboración de Scoccimarro", aseguraron a LA NACION fuentes oficiales. Scoccimarro estuvo inhallable durante toda la jornada, en la que los periodistas acreditados en la Casa Rosada lo buscaron insistentemente.

Aníbal Fernández ratificó el nuevo esquema en sus habituales rondas de declaraciones en radios. Tras confirmar la renuncia de Albistur, dijo que no había nadie designado en su reemplazo y que "por el momento", esa oficina quedará a su cargo. "Hacía tiempo que Albistur había manifestado su intención de alejarse. Estaba cansado. No hay que buscar nada raro", expresó.

Cobos quiere otra reunión por ley de medios

* El vicepresidente Julio Cobos gestionaba ayer la convocatoria a una nueva reunión a la comisión bicameral de seguimiento de la ley de medios, debido a que la que se celebró el miércoles pasado fue impugnada por la oposición, que se retiró denunciando irregularidades. Fuentes cercanas a Cobos aseguraron ayer a LA NACION que el vicepresidente demora la firma del decreto que convalida lo actuado en esa reunión mientras procura subsanar las diferencias entre el kirchnerismo y los opositores de la UCR, la Coalición Cívica y el PJ disidente, que denunciaron falta de quórum y designaciones irregulares.

Comentá la nota