Aníbal Fernández dice que gendarmería "había cumplido un proceso" en San Isidro

El ministro de Seguridad y Justicia, Aníbal Fernández, afirmó hoy que la Gendarmería había "cumplido un proceso" en el partido de San Isidro, y que por ello decidió el retiro de esa fuerza, al tiempo que calificó de "quejas destempladas" las del intendente del distrito, Gustavo Posse, y de San Martín, Ricardo Ivoskus, los que reclamaron la presencia de esa institución.
Fernández apuntó a Ivoskus al asegurar que le pidió gendarmes para custodiar "una obra en construcción de una comisaría" lo que le pareció "una burla", por lo que no accedió al pedido.

Los reclamos de Ivoskus, sumados al del intendente de San Isidro, Gustavo Posse, en cuyo distrito fue asesinado a balazos el ingeniero Ricardo Barrenechea, resultan "una falta de respeto para la gente que trabaja todos los días y pone en riesgo su vida", aseveró Fernández en contacto con el canal TN.

Sobre el retiro de los gendarmes, explicó: "nosotros entendimos que habíamos cumplido un proceso y que debían ser remplazados por la policía de la Provincia, y de hecho es lo que habíamos acordado con el ministro (de Seguridad bonaerense, Carlos) Stornelli".

Fernández aseguró que "no tiene nada que ver" que se hayan retirado por supuestas precarias condiciones de higiene en los puestos asignados, "independientemente de que el lugar que nos cedieron para, de alguna manera, habitar nuestros hombres de la Gendarmería era una catástrofe".

La explicación sobre el retiro de los gendarmes, según dijo, "se lo pusimos por escrito y se lo hicimos saber al intendente (Gustavo Posse), y de la misma manera lo hicimos con Ivoskus, y si no le llegó, le va a llegar una carta en la que le explicamos".

En el caso de Ivoskus, reveló: "él me vino a ver para que pongamos un puesto fijo, lo que a nosotros se nos complicaba. Cuando se tomó contacto para saber qué hacer puntualmente, lo primero que nos pide es que le pongamos gendarmes a custodiar una obra en construcción de una comisaría de la policía de la provincia, una cosa que no tenía ningún sentido".

"Que la Gendarmería custodie una obra de la policía de la provincia era casi una burla" criticó Fernández, quien por ello criticó "estas quejas destempladas" de los intendentes, quienes ante la ola de seguridad que azota al Gran Buenos Aires, criticaron la ausencia de Gendarmes.

"No estoy dispuesto a que las fuerzas sean manoseadas y no se les reconozca el esfuerzo que hacen todos los días para cumplir con la sociedad", aseveró.

Por otra parte, el funcionario comentó que, por el acuerdo firmado ayer, se dispondrá "personal fijo en las estaciones que garantice que tengan una actividad permanente" en la seguridad de los pasajeros.

Además, reveló que se procura "evitar desbandes como los vistos en Castelar o Merlo", donde los pasajeros, supuestamente alentados por activistas, quemaron trenes del ferrocarril Sarmiento, ante las reiteradas fallas de ese servicio.

Comentá la nota