Aníbal Fernández calificó el caso de las escuchas como el "Macrigate"

El jefe de Gabinete de la Nación cargó contra el jefe de Gobierno porteño por el caso de espionaje telefónico. A su vez, acusó que la Policía Metropolitana fue concebida como "una SIDE paralela"
Aníbal Fernández, jefe de Gabinete de la Nación, expresó que "Macri es el responsable del Macri-Gate" al referirse al caso de espionaje telefónico a un familiar de víctimas del atentado a la AMIA y a un empresario, por parte de un empleado del Gobierno de la Ciudad.

El funcionario aseguró que las escuchas ilegales en el ámbito porteño son "el Macrigate, hecho y derecho". "Esto es el Macrigate, hecho y derecho. Lo que en 1974 le pasó a (el presidente norteamericano Richard) Nixon, ahora es al jefe de Gobierno de la Ciudad", dijo Fernández.

En ese sentido, agregó que el jefe de Gobierno porteño "está hasta las manos con esta barbaridad de las escuchas" y sostuvo que Macri "es la cabeza, el mentor de esta situación" y el ex comisario Jorge "El Fino" Palacios "es el ejecutor".

A su vez, el jefe de Gabinete advirtió que la Policía Metropolitana fue concebida como "una SIDE paralela". "El esquema de la Policía Metropolitana fue concebida como una SIDE paralela", dijo Fernández, quien acusó al gobierno de Macri de "preparar este esquema con Ciro James", ex suboficial de Robo y Hurtos de la Federal.

"Cuando arman la policía, no hicieron una policía de aproximación a la comunidad como se decía, sino que fue concebida como una fuerza de inteligencia", acusó el jefe de ministros.

Por eso, explicó el jefe de Gabinete, aparecen "estos elementos que ellos empiezan a seleccionar como (el ex policía federal) Ciro James". "Lo que pasa es que ahora fueron sorprendidos con las escuchas", añadió Fernández, que a su vez advirtió que "todavía" no fue puesta en el tapete "otra persona importante en esta historia, el doctor (Matías) Molinero, segundo del ministro (Guillermo) Montenegro".

Molinero es el subsecretario de Seguridad porteño y está directamente relacionada, según el organigrama de la Comuna, con la Policía Metropolitana, que comenzará a funcionar hacia fines de años. Por esto, Fernández señaló que "el gobierno porteño está hasta las manos" con la investigación de las escuchas a maestros y miembros de la comunidad judía.

Comentá la nota