Aníbal advirtió que "hay que poner en caja" las protestas piqueteras

El Gobierno dijo que ciertas organizaciones pretenden tener "ejércitos privados".
El Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, advirtió ayer que el Gobierno "pondrá en caja" futuras manifestaciones piqueteras como la que entre el martes y el jueves mantuvo cortada una mano de la avenida 9 de Julio.

"Lo que sucedió en los últimos días en la avenida 9 de Julio es un hecho netamente político", dijo Fernández, al referirse al campamento que durante 48 horas mantuvieron frente a la sede del ministerio de Acción Social militantes de las organizaciones Barrios de Pie y el Movimiento Territorial de Liberación.

El jueves, en una asamblea, los piqueteros resolvieron levantar la medida de fuerza y encarar nuevas acciones la semana próxima. Durante los días que duró la protesta, de martes a jueves, Fernández evitó cuidadosamente hablar del tema. Pero ayer salió a marcarles la cancha, de cara a las acciones que Barrios de Pie podría concretar a partir del martes.

"Hemos detectado en algunos de los hechos de manifestaciones en determinados lugares que poco tenía que ver con situaciones reales, por lo cual tenía más que ver con acciones políticas", dijo Fernández, en declaraciones por radio. Y advirtió: "Vamos a tener que poner las cosas en caja".

Además, dijo, "algunas organizaciones quieren licencia para tener una suerte de ejércitos privados".

Durante las 48 horas que duró el campamento frente a Acción Social, el Gobierno apostó al desgaste de sus protagonistas con un silencio de radio casi total. Hubo un despliegue policial acotado al perímetro del campamento. Un comisario a cargo del operativo aseguró a este diario que en ningún momento había recibido orden de desalojar la protesta.

Tras una única entrevista con un funcionario intermedio de Acción Social (Sergio Berni), el referente de Barrios de Pie, Roberto Baigorria, no volvió a recibir ningún llamado. En cambio, hubo un comunicado de Acción Social que calificó la protesta de "extorsión".

El reclamo de Barrios de Pie es por la inscripción de unos 4.000 de sus militantes en los planes de cooperativas Argentina Trabaja, que consiste en la asignación de 1.000 millones de pesos para crear 100.000 puestos de trabajo agrupados en cooperativa, durante un año. Barrios de Pie ya había protagonizado el bloqueo de Avenida de Mayo, a principios de mes, pero en aquella ocasión levantaron la medida cuando un funcionario de Acción Social (Sergio Berni) les prometió que tendrían respuesta en los municipios bonaerenses.

Según Baigorria, esa promesa no fue cumplida y por eso volvieron a reclamar a frente a Acción Social. Esta vez no hubo nuevas promesas oficiales y los piqueteros se fueron solos. Pero prometieron volver esta semana.

Comentá la nota