De Angeli se comprometió a evitar cortes en Carnaval

Puesto entre la espada y la pared, el ruralista Alfredo De Angeli se comprometió ayer a evitar los cortes de ruta en Entre Ríos durante la época de Carnaval. "Debatiremos las medidas a adoptar entre los dirigentes de las diferentes filiales, pero buscaremos la manera de no afectar a ningún sector de la comunidad", aseguró el dirigente en declaraciones a Radio Máxima.
Sus dichos se conocieron poco después de haberse reunido con representantes de la Comisión del Carnaval de Gualeguaychú y con dirigentes de la Corporación para el Desarrollo de esa ciudad entrerriana. Todo mientras la protesta de los ambientalistas contra Botnia sigue en pie en Gualeguaychú.

Durante el encuentro, que se realizó el miércoles pasado y recién trascendió ayer, los organizadores del Carnaval del País le pidieron a De Angeli que los ruralistas no interrumpan la circulación por la ruta nacional 14 durante la época de Carnaval.

El titular de la Federación Agraria Argentina de Entre Ríos se comprometió a desactivar cortes de ruta que impidan el tránsito de turistas por esta provincia y especialmente hacia Uruguay. "Intentaremos convencer de lo inconveniente que resultaría una medida de este tipo en temporada de verano", afirmó.

De todos modos, De Angeli supeditó el resultado de sus gestiones a lo que decida la asamblea de productores convocada para el 5 de enero en Gualeguaychú, al costado de la ruta nacional 14. Allí se analizará qué medidas se toman en respuesta a los últimos anuncios del Gobierno, criticados ya por los dirigentes del campo. Durante el verano, la protesta de los productores agropecuarios podría afectar el turismo, un negocio que deja millonarios ingresos a Gualeguaychúl. Por eso, De Angeli también tuvo que escuchar que la reanudación de los piquetes podría impactar negativamente en la gastronomía y las reservas en hoteles.

De Angeli pareció tomar nota de los pedidos y ayer aseguró: "No podemos caer en el juego del Gobierno de enfrentarnos con el resto de la sociedad". Así, trató de hacer equilibrio entre las demandas de sus interlocutores y la bronca de los productores agropecuarios, disconformes con el Gobierno.

Comentá la nota