Angela Merkel pide matrimonios y algo más

La designación de Kristina Köhler, de 32 años, sin hijos y en concubinato con su novio, había sido criticada por los sectores conservadores del gobierno, que preferían una figura "más interesada en la familia".
El nombramiento de una ministra de Familia soltera y sin hijos fue demasiado para el gobierno alemán, integrado en su mayoría por demócratas cristianos. Después de ser designada titular del ministerio el lunes pasado por la canciller Angela Merkel, Kristina Köhler –de 32 años y miembro de la Iglesia Evangélica Luterana– anunció que se casará con su novio Ole Schröder, seis años mayor que ella, con quien convivía hasta ahora sin papeles ni planes de boda.

Köhler seguirá los pasos de Merkel, que en 1998, cuando todavía era ministra y se preparaba para dar el gran salto a la cancillería, se casó en segundas nupcias con su concubino, Joachim Sauer. Los amigos de la flamante funcionaria del gobierno liderado por la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) aseguran que el matrimonio ya había sido programado antes de su imprevista nominación en el Ministerio de Familia. Sin embargo, todo indica que se trata de una decisión obligada ante las críticas desatadas la semana pasada en los sectores más conservadores de la alianza gubernamental. La joven dama fue elegida por la canciller en un momento de crisis política para asumir el cargo que dejó vacante la popular Ursula von der Leyen al pasar al Ministerio de Trabajo. Esa cartera estaba en manos del también ministro de Defensa Franz Josef Jung, que debió renunciar luego de haber ocultado la muerte de 142 civiles durante una operación del ejército alemán en Afganistán. Berlín anunció ayer que indemnizará a las familias de las víctimas como un "gesto de buena voluntad".

Ambas mujeres fueron elegidas por Merkel para calmar el escándalo desatado por el caso Jung. Pero, a diferencia de su joven sucesora, Von der Leyen está casada y tiene siete hijos. En su caso, la experiencia personal combinaba a la perfección con la vida pública al frente del Ministerio de Familia. De Köhler, en cambio, "no se puede decir que esté política o personalmente interesada en el matrimonio y la familia", disparó el vocero del ala católica de la CDU gobernante, Martin Lohmann.

El anuncio de boda dejó al descubierto otro flanco débil de la joven funcionaria. El Ministerio de Familia incluye en su órbita a ancianos, mujeres y jóvenes. Y los alemanes de la tercera edad ya se declararon preocupados por su nueva líder, que navega en internet, tiene una página en Facebook, usa Twitter y sale a correr cuatro veces a la semana por la ribera del Spree, el río que divide a Berlín. "Nos hubiera gustado un ministro con más experiencia de vida", admitió Ulrike Mascher, presidente de la VDK, una organización de jubilados con un millón y medio de socios.

La ministra, seguidora de los preceptos evangélicos luteranos –que permiten la libre interpretación de la Biblia y se oponen al sacerdocio femenino y a los matrimonios homosexuales–, prometió que seguirá las políticas "exitosas" de su predecesora y anunció que conciliará "bajo el mismo techo marido, hijos y carrera". Por el momento ya empezó por el matrimonio que media Alemania reclamaba.

El año que EE.UU. vivirá en peligro

"Sufriremos un considerable aumento de bajas en Afganistán", admitió en la base de Fort Campbell el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., el almirante Michael Mullen, ante 700 soldados que serán parte del refuerzo de 30 mil hombres anunciado por la Casa Blanca. "Eso es lo que pasó en Irak con el aumento de tropas y, así de trágico como suena, ocurrirá también ahora", se explayó el jefe militar al pronosticar una "dura lucha en 2010". La nueva estrategia de Barack Obama prevé que la retirada del país asiático comience en julio de 2011, pero Mullen aseguró que "no hay una fecha definitiva" para el fin de la guerra contra los talibanes.

Comentá la nota