Andrea Imbrogno, desde la OMIC, habla de la cantidad de denuncias de consumidores "Hay conciencia para reclamar, pero todavía no hay costumbre"

La Oficina del Información al Consumidor funciona desde marzo de este año. En este período se han recibido 342 denuncias y numerosas consultas. La idea es siempre llegar a un acuerdo. Y, según las sentencias, el cliente siempre tiene razón.
El reclamo fue contundente: o le devolvían el dinero que le habían cobrado de más, o iniciaba acciones legales. La firma de venta de planes de ahorro de vehículos reconoció el error y se preocupó durante varios días de llegar a un acuerdo con la adjudicataria. La mujer salió ganando: le devolvieron el valor de 3 cuotas de su auto. El caso ilustra una realidad en crecimiento en Olavarría, como es la denuncia de casos de abuso por parte firmas y empresas. En lo que va del año, la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) recibió 342 denuncias formales y en el 54% de los casos se llegó a un acuerdo conciliatorio.

Los reclamos son variados. Van desde los servicios de telefonía fija y celular, servicios de salud, financieros y tarjetas de crédito, hasta las garantías de computadora, planes de vehículos o publicidad engañosa.

Además de informar, en la oficina también defienden. "Lo que no hacemos es defensas judiciales ni como abogados. Lo que hacemos es un asesoramiento al cliente, conducir a una conciliación. En la segunda etapa, si no se logra eso, se pasa a una instancia que se llama resolutiva, en la que se imputa al comerciante, se notifica por escrito y se le da plazo para realizar el descargo. A veces puede suceder que el comerciante tenga un error y haya incumplido, y entonces se hará una resolución final que es una sanción. Esa etapa queda a cargo de la Secretaria Legal del Municipio", explicó la titular de la OMIC, Andrea Imbrogno. Todo el trámite es gratuito.

"En realidad nos encontramos con que la gente muchas veces no se escucha. Entonces lo que hacemos es buscar acuerdos", agregó.

Muchas veces, los reclamos se hacen cuando se trata de montos que resultan importantes para el usuario. En cambio, cuando la cifra es menor, suele dejarse de lado el planteo: "Pero hay que pensar que cinco pesos de uno, cinco del otro y cinco del otro suma mucho", dijo Imbrogno, convencida de que hay que tomar conciencia que el reclamo es el mismo y se centra en que está mal hecho algún trabajo.

"Hay comerciantes y empresas que juegan limpio y cuidan al cliente y son muchas. Y pueden equivocarse, pero inmediatamente solucionan el malentendido. En otras no es tan así, pero alguien dijo en una jornada de defensa del consumidor que todos somos fiscales de la Ley de Defensa del Consumidor. No necesitamos inspectores, cada uno somos el fiscal de la Ley de Defensa del Consumidor. Y tenemos que pensar que lo que se busca es equilibrar el mercado", sostuvo.

Para quien recibe las denuncias en forma personalizada, existe en Olavarría conciencia de la necesidad de reclamar. Lo que falta, en cambio, "es la costumbre. Se ve que la oficina fue esperada porque tuvimos mucha cabida de la gente, a veces van simplemente a informarse aunque no formalizan la denuncia. Hay conciencia, pero falta costumbre". Y esa falta de costumbre quizás se deba a la escasez de tiempo de los consumidores, ya que es necesario presentar documentación que certifique la denuncia y aprender a conocer los tiempos de las demandas.

En total, la OMIC ha alcanzado unas 10 sanciones. Los comerciantes tienen siempre la posibilidad de apelar esa determinación y acudir a una instancia judicial que revisa el procedimiento de la oficina. "No es que el comerciante queda indefenso ante la denuncia. Cuando termina eso, de acuerdo con el resultado de la sentencia se ve si paga o no, pero hay plazos para apelar". Sin embargo, son apenas dos o tres los que han apelado.

El balance satisfactorio radica en que la gente conoce que existe la oficina y acude a ella a buscar información, a asesorarse. Incluso si no corresponde hacer un reclamo desde la OMIC, se puede indicar adónde acudir y qué pasos seguir. "Tenemos en total 342 denuncias. Pero a eso hay que sumarles todas las consultas que recibimos, con lo cual es mucha más la cantidad de gente que se acerca", dijo la Dra. Imbrogno. La OMIC funciona de lunes a viernes, de 7 a 13, en el Palacio San Martín municipal.

Comentá la nota