Andinistas difundieron en Internet una carta para respaldar a los rescatistas.

Andinistas difundieron en Internet una carta para respaldar a los rescatistas.
Guías de montañas, andinistas y personal que trabaja en el cerro Aconcagua salieron conjuntamente a defender a los rescatistas que intentaron socorrer al expedicionista Federico Campanini.
Guías de montañas, andinistas y personal que trabaja en el cerro Aconcagua salieron hoy conjuntamente a defender a los rescatistas que intentaron socorrer al expedicionista mendocino Federico Campanini, fallecido a comienzos de enero cuando un temporal de nieve lo sorprendió en la montaña mendocina.

A través de una carta abierta, y luego de la polémica que se generó tras la divulgación de un video que muestra unos minutos del fallido rescate, el personal que presta distintos tipos de servicios en el Parque expresó su "apoyo" al grupo de montañistas que trabajó en el operativo.

También criticó el tratamiento que los medios de comunicación hicieron sobre el caso, e intenta echar un poco de luz sobre las tareas de los rescatistas, luego de 10 días de debate por la cruda secuencia del hecho.

"Nos resulta muy triste enterarnos los que estamos ´aquí arriba´ de la difusión de un video y de la infinidad de comentarios que ello ha provocado, comentarios y juicios emitidos sólo por ver algunos minutos de una situación en la cual se jugaron la vida, literalmente, varias personas, por sólo querer salvar la vida, de otros compañeros de montaña", afirmaron de manera categórica.

El escrito insiste en las condiciones en las que los andinistas tuvieron que socorrer a Campanini: "Desde el primer momento fue una búsqueda infructuosa, a 6.500 metros de altura y con tormenta de nieve".

Y remarcan que en el segundo día de búsqueda, "cuando ya era casi impensable la posibilidad de vida de alguno de los cuatro miembros restantes de la expedición -y luego de haber soportado alrededor de 40 grados bajo cero de sensación térmica, deshidratados y sin abrigo- un helicóptero logra divisar al menos a una persona".

Además, enfatizaron que durante uno de los intentos de reconocimiento del lugar del accidente, "y por la necesidad de acercarse a la montaña para lograr visibilidad", el helicóptero de rescate "tuvo una caída libre de varios cientos de metros que por suerte no se sumó a la tragedia ya existente".

En la carta, subida al sitio web aconcaguanow.com, los montañistas detallaron todo el operativo que llevaron adelante los rescatistas, e insisten en las extremas condicones climáticas con las que debieron trabajar.

"Para ese entonces, ya en todos los campamentos se sabía de la situación de estas personas extraviadas en la altura, por lo que en forma espontánea y voluntaria se formaron grupos de apoyo a la patrulla de rescate", explicaron.

También narran que algunos grupos comenzaron el ascenso desde los 4.300 metros hacia los 7.000, "con tormenta y sin adiestramiento conjunto para situaciones de este tipo" y se movilizaron más de cincuenta personas a lo largo y ancho de la montaña "para llevar equipos, alimentos, abrigo, calentadores para derretir nieve, para realizar relevos con los más cansados, y los más aclimatados y con mejores conocimientos para la cumbre".

Campanini junto con loss andinistas italianos "se encontraban alrededor de 600 metros abajo de la cumbre pero fuera de la ruta normal, para acceder a ellos había que primero llegar a la cumbre, luego descender esos 600 metros por el otro lado, fuera de cualquier camino conocido, entre viento blanco y temperaturas extremas".

En este contexto, señalaron en la carta que los rescatistas que llegaron estuvieron toda la tarde "sin entrenamiento conjunto, en medio de una tormenta, logrando salvar la vida de tres personas luego de hacer un triash (método que se utiliza en todo el mundo para definir prioridades de salvataje frente a situaciones límites), que fueron siendo llevadas a la cumbre y luego tomadas por otros grupos de rescatistas para comenzar su descenso".

"Ningún compañero de montaña quiere dejar a otro compañero morir, pero cuando no se puede más, no se puede más", subrayaron los montañistas que escribireron el manuscrito.

Sobre los comentarios de que a Campanini lo trataron como "a un perro", señalaron que "en situaciones límites, se hace todo lo posible en el tiempo que se tiene".

Por eso, "si hace falta arrastrar a alguien con una soga, se lo hace, si no hay camilla, se improvisa, si una persona se está ahogando en el mar y en estado de pánico o descontrol se la nokea y se lo intenta salvar".

Desde que la familia de Campanini difundió el video polémico se produjeron distintas opiniones sobre el tema, incluso el domingo pasado algunos andinistas habían respaldado a sus colegas en las tareas de salvataje, mientras que hace unos días la Justicia citó para declarar esta semana a los resctatistas que participaron del operativo.

Comentá la nota