Las andanzas pesqueras de Solá en libro de Lerena

Ningún historiador, economista, empresario pesquero, político, dirigente social o periodista debería soslayar la cuidadosa lectura del libro "Malvinas -Biografía de la entrega- Pesca, la moneda de cambio".

por Gerardo Gómez Muñoz

Lo escribió un marplatense comprometido desde siempre con la ciudad, César Augusto Lerena, doctor en Ciencias Veterinarias y especialista en industrias de la alimentación y pesca. Ha producido 752 publicaciones y 15 libros en la materia. En más de 420 páginas describe, analiza, crítica y propone minuciosamente sobre su especialidad. Pero, además, recorre paso a paso y anatematiza sin piedad todas las andanzas del ex titular de la Secretaría nacional del ramo, ingeniero agrónomo Felipe Solá. Tampoco se olvida de Dante Caputo, de Domingo Cavallo y de tantos otros a los que él cataloga como partícipes del uso de la pesca como "moneda de cambio" en el conflicto de Malvinas. En particular y dadas las connotaciones del momento político actual y las ambiciones de Solá que no se detienen hasta la presidencia de la Nación, por lo menos, interesa conocer sus responsabilidades en los perjuicios causados, particularmente a nuestra ciudad y a su economía.

Con verdad y sin piedad

Lerena destaca que la aplicación de "políticas de economía de mercado" en la pesca se tradujeron en la Argentina en la apertura del mar a las flotas extranjeras. "Un despropósito en un país que tiene flota en industria propia y los mercados más exigentes del mundo (que no los tiene la carne roja)". Subraya que "eso le valió a Solá -por muchos años- que no pudiera participar en actos en Mar del Plata, por temor a lo que hoy se llamarían escraches". Sigue: "Como secretario se subordinó y sirvió a la política de Cavallo en la Cancillería y asociaciones extranjeras, promovió la pesca extranjera por los Acuerdos Marco con la URSS y Bulgaria, con Gran Bretaña, y la Unión Europea y no controló la captura clandestina extranjera en el área adyacente y en la ZEE argentina, etc." No deja de referirse al tema de la captura del calamar en la que "se puso al servicio de los intereses del Reino Unido en Malvinas". Detalla que "se pescó por encima de la captura máxima permisible durante varios años; que pescaron más de 400 embarcaciones extranjeras sin permisos en las zonas adyacentes en la ZEE argentina y se firmaron acuerdos pesqueros con la URSS, Gran Bretaña y la Unión Europea, que produjeron depredación y de sus propios dichos podríamos concluir que en su largo período como secretario de Pesca y gobernador de Buenos Aires, llevó a cabo una política pesquera contraria al interés nacional". Luego Lerena desmenuza paso a paso y con precisión documental los perjuicios causados por Solá y otros. Como consecuencia es que "por acción u omisión fue un inepto en la problemática pesquera o bien, entendiéndola, la puso al servicio de intereses ajenos -particularmente extranjeros- y consolidó la posición de Gran Bretaña en Malvinas". No escatima rigor al sacar conclusiones "pudo ser el peor funcionario del área, pero no fue el único. No lo imaginamos presidente y peronista y que, al final de su gestión alegremente nos diga: nunca hubo más pobres y más desempleados en la Argentina que en mi gestión. Sin embargo esto dijo al finalizar su gestión como secretario de Pesca: 'En mi gestión comenzó la depredación' (sic) Felipe Solá, LA CAPITAL de Mar del Plata 17 de febrero de 2000".

¿Política en serio?

El acto político más importante de la ciudad, en los últimos tiempos, lo acaba de concretar un grupo destacado de militantes y académicos que militan en la UCR. No lo es por el simple hecho de la presencia de nombres calificados sino seguramente porque viene promovido y conducido por un grupo de treintañeros que, porque militan desde su adolescencia estudiantil, advirtieron que se debe revitalizar con hechos transformadores la anomia de la política actual o si no al corto plazo ellos mismos estarán tan hartos como lo está gran parte de la ciudadanía. No será la tele ni los medios en general quienes suplirán el conocimiento que dé razones ni a la militancia que construya.

Se trata del lanzamiento del Instituto de Políticas Públicas "Igualdad Más Democracia" en acto previsto en un salón para 280 personas que fue desbordado por 350. Lo presidieron el titular del organismo Maximiliano Abad, el presidente del comité provincial Daniel Salvador y el del local Luis Rech. La foto de la primera fila de concurrentes que ilustra la nota respectiva de LA CAPITAL del sábado, es elocuente. Están allí Vilma Baragiola, Jesús Porrúa, Néstor Saggese, Angel Roig y Elio Aprile. Detrás una pléyade que se sumó por iniciativa propia, como el presidente del comité de Capital Federal, de la Fundación Sergio Karakachof, diputados provinciales y nacionales. Pero, fundamentalmente concejales y dirigentes de las diversas líneas internas, fomentistas, profesionales y militantes en general. Ni por su ausencia brillaron los "Katz boys" que habían sido invitados pero no dieron razones del faltazo. Algunos en el "off the record" arriesgaron a explicar que "tal vez ya hayan advertido que el incipiente operativo clamor para el regreso debe trocarse por una actitud más humilde", moneda sumamente escasa en las faltriqueras del Ruso.

Uno doble respaldo exhibe de entrada el instituto destinado al estudio de las políticas que para el desarrollo de la ciudad irá elaborando la UCR. Su presidente, el concejal Abad, estará asistido por Valeria Orduña y Gustavo Ceriani y en el Consejo Académico se advierten nombres de calificados especialistas como Pablo Slavin, el decano de Derecho Miguel A. Acosta, el ex rector de la Universidad Atlántica Jorge Castro, la ex vicerrectora de la UNMdP Graciela Messina, licenciada Isabel Sendón (Turismo), el economista David Pérez y Alberto Morteo.

¡Con los pobres, NO!

Varias denuncias confirmadas de personas provenientes de la zona de Batán y de otros alejados barrios informan sobre el inescrupuloso accionar de los "referentes" o "punteros" que juegan con las necesidades y las ansiedades de los pobres. Pese a saber que restan varios meses para el inicio del Programa Ingreso Social con Trabajo inscribían personas para las cooperativas (también se habla de alguno que pedía "anticipos" y de otro que requería favores sexuales) que instrumentarán ese proyecto. La politiquería para captar gente se inició cuando el concejal Diego Garciarena hizo correr la información de que dejaba la concejalía -pobre Turco Salas que se la creyó- y se iría a ocupar un cargo nacional en Desarrollo Social para el manejo de ese tema con el padrinazgo de los diputados nacionales Dante Dovena y "Cuto" Moreno. Después del desorden y del abuso causado por algunos de sus adláteres, en el área de Producción de la Municipalidad, Tettamanti y Theiler tuvieron que salir a contener a la gente preocupada y desde la Secretaría de Bienestar Social, Fefe Gauna con declaraciones públicas acotó el tema. Mañana, según está anunciado, la doctora Alicia Kirchner, ministra de Desarrollo Social de La Nación vendrá a hablar de esta cuestión y se adelanta que hay varias denuncias que le serán entregadas. Entretanto Diego Garciarena que parece contar con una canasta de tickets para viajar anda otra vez por Las Vegas. Si manejará el Programa en Mar del Plata ¿andará estudiando cómo es la vida de los pobres en la rumbosa capital mundial del escolazo?

Comentá la nota