En Andacollo, ocupan tierras que sirven a los crianceros de la zona.

El paraje El Llano, que forma parte del ejido municipal de Andacollo, ha sido alambrado en un radio de 4 kilómetros aproximadamente, por gente que no es del lugar y que no tiene derecho dominial sobre esas tierras.
Neuquén > El paraje El Llano, que forma parte del ejido municipal de Andacollo, ha sido alambrado en un radio de 4 kilómetros aproximadamente, por gente que no es del lugar y que no tiene derecho dominial sobre esas tierras.

Así lo denunció el presidente del Concejo Deliberante, Ariel Aravena, quien actualmente ocupa, en forma transitoria, el cargo de intendente. “Hay gente que sigue colocando alambres, sin autorización, hasta casi llegar a la Ruta 43”, advirtió.

La situación, según dijo Aravena, ya fue denunciada ante la Dirección de Tierras de la Provincia, aunque a la fecha no obtuvieron respuestas. “No hemos logrado siquiera que nos atiendan”, agregó.

El funcionario municipal explicó que la zona en conflicto comprende tierras fiscales que fueron cedidas al Municipio. “Lo que nos falta es el dominio de la tierra, porque la zona ya fue transferida al ejido”, comentó.

Por eso, cualquier acción que se tome, tiene que ser acordada y coordinada entre el Municipio y la Provincia. “Mientras tanto, siguen ocurriendo este tipo de irregularidades”, apuntó el presidente del Deliberante.

Precisó que la usurpación es realizada por un conocido comerciante de Chos Malal, de apellido Luis Pessino, que tiene muchas propiedades en el departamento Minas. “Se está saliendo de los límites que tiene demarcados”, añadió.

Pessino, además, le genera al Municipio otro problema. Según comentó Aravena, “corta el agua que se suministra a la planta de bombeo de la localidad, para abastecer a la comunidad. Ésta, es otra histórica pelea”.

Otras usurpaciones

Algo similar también sucede con el empresario mendocino Alejandro Cairo, quien ha avanzado sobre tierras que pertenecen al ejido municipal, en la zona de Cajón de Los Caballos, al oeste del Llano, según informó Aravena.

“Esta situación la hemos denunciado en la Dirección de Tierras, aunque tampoco tuvimos una respuesta”, señaló y agregó: “También denunciamos la falta de autoridad que tiene la delegación en Chos Malal”.

Incluso, dijo que lo está haciendo a unos 2 kilómetros de Andacollo, sobre la zona que se proyecta como expansión del ejido urbano. “Estas tierras están en litigio hace varios años, porque se inició un proceso de caducidad. Esperamos la transferencia, aunque aún la Provincia no nos aseguró una respuesta concreta”, sostuvo.

Perjuicios

Aravena expresó que esta situación genera gran descontento social, porque “la comunidad asiste a una invasión; siente que no se la respeta”. Dijo que están cansados y que los principales perjudicados son los crianceros de la zona que realizan el camino de la transhumancia.

Ocurre que las tierras que han sido usurpadas y alambradas, en perjuicio de la comunidad, sirven para pastoreo y aguadas. Sumado a esto, son lugares de reserva para brindar contención o refugio a los arrieros. Así, “los lugares de tránsito se achican cada vez más. Esta situación los obligan a ir por la ruta”, concluyó Aravena.

Comentá la nota