Analizan restricción vehicular para mermar la contaminación

Los vehículos son la principal causa y diariamente ingresan a la Capital 250 mil. Sería en el Gran Mendoza. El plan es jerarquizar el uso de las calles pero faltan estudios.
Una vez más, como en tantos gobiernos, la restricción vehicular está siendo estudiada por funcionarios de la administración Jaque.

Es que en los últimos cuatro años se han incorporado al parque automotor de la provincia más de 62 mil autos -según datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de Argentina- y el número podría seguir creciendo debido al plan que han lanzado desde la Presidencia de la Nación para que las personas que no tienen medio de transporte propio pueda acceder a un cero kilómetro.

En relación con la restricción vehicular, Guillermo Carmona, titular de la Secretaría de Medio Ambiente, indicó que "para avanzar en una propuesta hay que trabajar con los municipios y generar consenso social con lo que se va a hacer".

La decisión es delicada. En esa repartición saben que las fuentes móviles son las que más contaminan en Mendoza.

La provincia ya cuenta con 400 mil vehículos que componen el parque automotor, según lo indica la Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad del Automotor y Créditos del Ministerio de Justicia de la Nación. De ellos, más de la mitad (250 mil) ingresan todos los días a la Capital. Desde la Municipalidad de la Capital no ven con buenos ojos los planes de Carmona y consideran que esa decisión es de competencia municipal.

En estudio

En Ambiente han estado hablando de la restricción vehicular con expertos internacionales en transporte. "Nos hemos reunido con especialistas de distintos lugares del mundo y hemos visto que son sistemas polémicos que requieren un proceso. En algunos lados como en Singapur han funcionado y en otros la gente los ha resistido", indicó Carmona.

El funcionario se ha interiorizado y está empapado de lo que ha ocurrido con la implementación de esa medida y sus efectos en ciudades como Londres, Madrid y Milán.

Carmona afirma que lo preocupa que el parque automotor de Mendoza haya crecido 16% en cuatro años y sus consecuencias en el medio ambiente. En este sentido explicó que este es uno de los temas que está trabajando junto con autoridades del Gobierno nacional.

Oscar Rubio, asesor de Carmona, agrega que en Ambiente están atentos a lo que sucede con el impacto que producen permanentemente los vehículos, debido a que son la principal causa de contaminación. "En Mendoza está el Parque Industrial, el Carril Rodríguez Peña y Minetti, salvo esas zonas no hay más lugares de industrias. Sí tenemos fuentes permanentes que son las móviles, y nos preocupan".

Claro está que el incremento de los vehículos no es gratuito y, como siempre, el progreso implica costos. La Secretaría de Ambiente ha detectado en sus mediciones que la contaminación que producen los vehículos es seria. Si bien no se puede generalizar porque por ahora sólo tienen un dato puntual, el resultado no es alentador porque los niveles de óxido de nitrógeno triplican los valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

"El dato es relativo porque sólo es una muestra tomada en calle Patricias Mendocinas y Peatonal en una hora pico, pero estamos pasados con el óxido de nitrógeno y este agente contaminante lo aportan todos los vehículos pero especialmente los autos gasoleros y colectivos", indicó Ricardo Debandi, director de saneamiento de la Secretaria de Ambiente.

A los funcionarios de Ambiente no les preocupa demasiado que haya más autos nuevos en la calle porque afirman que tienen el catalizador que disminuye la contaminación. "Lo que el auto no quema, lo quema el catalizador", afirma Debandi. El problema es que los catalizadores duran 5 años y, por supuesto, "nadie los cambia pasado ese tiempo de uso", explica el funcionario.

Resistencias en Capital

Los funcionarios de la Municipalidad de la Capital no están de acuerdo con algún tipo de restricción vehicular porque consideran que la decisión es de competencia municipal. Entienden también que su tarea es realizar controles de contaminación sonora y ambiental y desalentar el ingreso de vehículos al microcentro. Para eso la comuna ya firmó un convenio con la Nación. El gobierno de Cristina Fernández aportará software y capacitará a técnicos para que puedan elaborar un plan de ordenamiento.

En 2007 ingresaban a la ciudad 230 mil autos por día y este año la cantidad subió a 250 mil, según informó el director de Tránsito, Raúl Levrino. También, en horas pico, hay calles en las que el flujo vehicular es abundante. Por Costanera y Vicente Zapata pasan 1.900 vehículos por hora y en esquinas del microcentro como Catamarca y San Martín y Espejo y 9 de Julio, pueden transitar hasta 1.200 en 60 minutos.

En problemas

Es histórica la tensión entre el desarrollo de una ciudad o de una industria determinada y el impacto que tiene en el ambiente y en distintas facetas de la vida diaria.

Silvana Braganini, directora de Planificación Urbanística de la comuna, indica que con el aumento del parque automotor se desgasta más rápido el pavimento, hay más gastos de infraestructura y sube la contaminación ambiental y sonora. Pero hay un punto que le preocupa en particular: "También se degrada la arboleda y se resiente su capacidad para purificar el aire".

La funcionaria contó que el convenio con la Nación busca tener un plan para jerarquizar el uso de las calles. Así habrá arterias primarias, secundarias y terciarias. En algunas no se podrá estacionar para agilizar el flujo de autos y en otras quizás se prohíba el tránsito de colectivos. Todo esto dependerá de los estudios que realicen funcionarios municipales y nacionales.

Comentá la nota