Analizan la posibilidad de que Fiasa se instale en Macachin

El gerente de la planta local de la empresa salinera Compañía Introductora de Buenos Aires S.A., productora de Sal Dos Anclas, Eduardo Rajadel, aseguró que los deshechos que puede arrojar una fábrica de clorosoda no representan un peligro de contaminación. Entendió, además, que si la fábrica se instalara en Macachín la podrían apoyar tecnológicamente.
La empresa química Frío Industrias Argentinas S.A. (Fiasa) tenía planeado instalar una planta de procesado de productos químicos y forestar unas 20 hectáreas con olivos para reutilizar los excedentes de agua. La inversión sería cercana a los 53 millones de pesos, de lo cual solicitarán por Ley 1534 de Promoción Industrial y Minera, que se financien 16 millones de pesos. Según alegan, daría trabajo a una buena cantidad de empleados en relación de dependencia y de servicios externos, además de la evolución comercial.

Los insumos que implica esta producción son agua, energía eléctrica, gas natural y cloruro de sodio, mientras que la capacidad de producción sería de 32 toneladas diarias, pudiéndose duplicar en una segunda etapa.

Cuando se conoció el proyecto, un grupo de ecologistas de General Acha encabezó un planteo para evitar la posible contaminación, que con el correr de los días cobró fuerza. La movilización logró reunir unas cinco mil firmas, lo que está haciendo tambalear la idea.

Lugar.

Un trabajo realizado por una consultora ambiental sobre el proyecto, firmado por la ingeniera María de los Angeles Irribarra, revela que la factibilidad de ubicación que manejó Fiasa fue influida desde el Gobierno Provincial.

El análisis técnico, a través de un método llamado de factores ponderados, determinó tres áreas óptimas: Santa Rosa, General Acha y Macachín.

La capital pampeana fue la que mas puntaje sumó: un 79,04. La ciudad más grande de La Pampa cuenta con la mayor infraestructura y oferta de mano de obra, una situación ideal para futuras ampliaciones fabriles. Además, es la más cercana a Buenos Aires, destino de la mayor parte de la producción.

General Acha obtuvo 74,72 puntos. Entre sus bondades la consultora privilegió ser la tercera ciudad en población, está cerca de yacimientos de sal y está ubicada estratégicamente en rutas que comunican a la Patagonia. Macachín, que logró 69,20, tenía como mayor atractivo estar geográficamente muy cercano al yacimiento de Salinas Grandes.

"A pesar de que la zona óptima era Santa Rosa, escogimos la segunda opción porque la Subsecretaría de Ecología de La Pampa nos lo sugirió, ya que el Parque Industrial de Santa Rosa está a cien metros de un barrio de viviendas. Por mayor seguridad nos recomendó elegir General Acha", revela el informe de FIASA.

¿Macachín?

De acuerdo a los antecedentes y las declaraciones públicas, Macachín parece una alternativa cantada para FIASA. Ante la resistencia de los achenses, el ministro de la Producción Abelardo Ferrán reveló que la planta podría instalarse en otra localidad. Es mas, aseguró que hay al menos cuatro intendentes que le pidieron la radicación en sus pueblos.

El intendente, Jorge Luis Cabak, siempre reconoció que una de las materias pendientes en su gestión es localizar en su pueblo otra industria de importancia. Hace unos días le dijo a LA ARENA que "Macachín fue el primer municipio consultado para instalar esta fábrica".

El mandatario comunal reveló que hace algún tiempo lo tentaron para avanzar con esta posibilidad. Explicó que Alfonso Salvador Silva, presidente de Frío Industrias Argentinas S.A., había trabajado como químico en la empresa salinera Compañía Introductora de Buenos Aires S.A., que hace un siglo explota la mina Salinas Grandes y produce Sal Dos Anclas. "Se entrevistaron con directivos de la fábrica de Macachín y de ahí surgió el contacto conmigo", relató.

A esto se suma lo que le dijo ayer a LA ARENA el gerente de CIBA en Macachín. "Los residuos que arrojará una fábrica de clorosoda son similares a los de nuestra planta de procesamiento de sal. Tranquilamente, se podrían depositar en nuestra salina porque no se trata ni más ni menos que las impurezas que tiene el cloruro de sodio que no representa peligro de contaminación", afirmó.

"Hoy no hemos hablado con Fiasa para una posible explotación conjunta, solamente tuvimos una charla con Salvador Silva, un empresario que prestó servicios en esta planta en la década de los '60. que hoy preside Fiasa. El tema fue la posibilidad de ser proveedores de nuestra materia prima. Personalmente, veo como positivo el hecho de que una empresa así se instale en Macachín, y si así ocurre seguramente desde CIBA S.A., además de la vinculación industrial, les daremos todo el apoyo tecnológico de planta a planta que necesiten", concluyó Rajadel.

Comentá la nota