Analizan llevar el Vale lo Nuestro a 65 pesos y pagar lo adeudado

La Municipalidad de Córdoba está gestionando la posibilidad de incrementar el monto mensual de 40 pesos que actualmente perciben los 76.500 beneficiarios del plan alimentario Vale lo Nuestro, para llevarlo a 65 pesos.
Aunque en términos porcentuales la mejora sería del orden del 62 por ciento, igualmente se trata de cifras irrisorias si de lo que se trata es justamente de un aporte para que las familias más necesitadas puedan comer.

El posible incremento se negocia a dos puntas: 15 pesos aportaría la Nación (que desde mediados de 2004 le remite a la Municipalidad casi la totalidad de los fondos para el plan) y 10 pesos podría poner la Provincia, a partir de un compromiso en ese sentido que tiempo atrás asumió el gobernador Juan Schiaretti.

La información fue confirmada por el secretario de Desarrollo Social municipal, Horacio Viqueira, quien además señaló que está pendiente la renegociación con la Nación del convenio anual correspondiente a Vale lo Nuestro, porque el acuerdo vigente vence a fin de mes.

Más allá de los anuncios oficiales, los beneficiarios saben que éstos no se trasladan automáticamente a la realidad. Como prueba, citan que la Municipalidad les debe todavía los vales de todo el segundo semestre de 2008, porque los fondos nacionales nunca llegaron.

Según Viqueira, en los meses sucesivos se pagará de a dos cuotas juntas (80 pesos por beneficiario) hasta regularizar la deuda. Agregó que la primera entrega sería la semana que viene y aseguró que la Nación ya giró los fondos para asumir esos compromisos.

La próxima entrega de la ayuda alimentaria tendrá la particularidad de que quedarán atrás los vales o tickets impresos, que serán reemplazados por tarjetas magnéticas. El municipio calcula que ya recibió su tarjeta al menos la mitad de los beneficiarios.

Sólo quedarán fuera de ese cambio unos 4.500 empadronados que, por tener dificultades para obtener el Cuil (Código Único de Identificación Laboral), seguirán cobrando en vales.

El debut de las tarjetas también supondrá la adaptación a esa tecnología de parte de los comercios inscriptos como proveedores, para para registrar las compras. Al respecto, Viqueira precisó que ya hay al menos un centenar de bocas de expendio, incluyendo supermercados (no híper) de escala barrial.

Comentá la nota