Analizan disminuir frecuencias y redefinir los servicios de Cliba

El municipio capitalino piensa reducir los costos. Sobre un contrato de 42 millones de pesos anuales, el Ejecutivo sólo puede pagar unos 20.

En mayo se barrieron alrededor de 50 mil cuadras, a un valor de 34 pesos diarios cada una

Neuquén > El municipio capitalino analiza la posibilidad de disminuir la frecuencia de barrido de calles y redefinir algunos servicios adicionales como la recolección de «verdes y voluminosos» comprendidos por contrato con la empresa Cliba, a cargo del servicio.

Así lo adelantó ayer Juan Carlos Roca, secretario de Servicios Urbanos y Ambientales, al término de un encuentro con un grupo de concejales. Reunión de la que también participó el titular de Hacienda, Carlos Yanes.

Los funcionarios municipales abrieron el juego a los ediles y manifestaron la intención de disminuir los costos, sin distorsionar el servicio que presta actualmente la empresa en la capital neuquina.

«Cuenten con nosotros para mejorar la estructura retributiva», sostuvo Mario Pilatti, del Movimiento Popular Neuquino (MPN), quien manifestó su preocupación por los elevados costos que debe afrontar la comuna al asistir a la Comisión de Servicios Públicos.

Costos

Sin ir más lejos, Roca y Yanes precisaron que el Municipio paga mensualmente a Cliba 3.500.000 pesos, a razón de los servicios que presta (barrido de calles, recolección de basura y residuos patógenos; limpieza de verdes voluminosos; disposición final y mantenimiento de bocas de tormenta).

Del total, señalaron que alrededor de $2 millones se desembolsan en concepto de barrido de calles. «No se puede creer que cueste lo que cueste», apuntó Pilatti, observación compartida por Marcelo Bermúdez, Recrear.

Sucede que el valor de cada cuadra asciende a unos $34 por día. Y si se revisan los números de mayo pasado se observa que se barrieron unas 50 mil cuadras, lo que eleva el costo a $1.700.000 mensuales. «La Municipalidad está en una situación económica sumamente grave. Si no somos creativos, la comuna vuelca», advirtió Pilatti.

En efecto, la situación contractual parece colocar al Municipio en una posición vulnerable. Por contrato, Roca indicó que debe pagarle $42 millones anuales a la empresa, pero recauda sólo 20.000.000. La diferencia, según explicó, se salda con partidas que provienen de otros rubros, como las patentes.

«El Municipio está subsidiando el barrido de calles para que el servicio se pueda seguir prestando. Se subsidia más del 100 por ciento de lo que pagan los frentistas; por eso habría que sincerar las tarifas», remarcó Roca.

Conciencia

El secretario de Servicios Urbanos indicó, además, que la conducta del vecino no ayuda a disminuir los altos costos porque acostumbra sacar la basura a cualquier hora. «Si tuviésemos una ciudad ordenada, los montos serían menores. Hay que tomar conciencia de lo que cuesta mantener el servicio», advirtió.

Sumado a esto, Yanes anticipó que se esperan nuevos incrementos por encima de los valores que hoy se manejan.

Las subas que proyecta surgirían de las paritarias por mejoras salariales que mantiene la federación que agrupa a los transportistas de cargas con el gremio de los camioneros. «Este es el primer factor ante un posible aumento», subrayó el secretario de Hacienda.

Por lo pronto, Roca señaló que la comuna y Cliba discuten la renegociación del contrato que entró en vigencia en 2006 y culmina en 2010, con posibilidad de ser extendido por otros dos años.

Comentá la nota