Analizan alcances del Tribunal de Cuentas para controlar las comunas

Es un trabajo de la UNNE. Si para fin de año las municipalidades no cuentan con órganos de contralor, el Tribunal debería hacerse cargo.
La investigación analizó el rol confiado al Tribunal de Cuentas de la Provincia por la reforma de la Constitución relativo al control “externo” de la hacienda pública de las Municipalidades de la Provincia de Corrientes, previsto para supuestos en los que no exista un órgano de control de carácter técnico con las mismas funciones en el ámbito municipal.

“No es un tema menor el relativo al control público de la hacienda municipal”, explicó el abogado Luis Rey Vázquez, autor del trabajo y profesor JTP de la cátedra de Derecho Administrativo Iº Curso de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y Políticas de la U.N.N.E.

En el estudio se analizaron y compararon las distintas Cartas Orgánicas Municipales con la Constitución Provincial, aclarando que no debe confundirse el control técnico con control político que de modo externo realizan los concejos deliberantes.

Según Rey Vázquez, lo que la Constitución prevé es la necesaria existencia de un órgano de control de carácter técnico -contable de la hacienda pública municipal. No existiendo un órgano municipal de control con las mismas funciones, la competencia recae en el Tribunal de Cuentas.

Es que la reforma de la Constitución erige al Tribunal de Cuentas como órgano de jerarquía constitucional, que si bien no trasunta la voluntad primaria del Estado Provincial atribuida a los tres poderes clásicos (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), tiene una posición de independencia funcional.

De acuerdo a lo observado, en el orden municipal existen órganos de control situados por lo general en la órbita del Departamento Ejecutivo Municipal, caso de las Direcciones de Contaduría y Auditorías Administrativas Municipales, y en algunos casos dotados de independencia para la adecuada realización de sus funciones de contralor. Pero no existen órganos de control externo, por lo que prima facie y hasta tanto se lo prevea en las respectivas Cartas Orgánicas Municipales, correspondería que dicho control fuese ejercido, por mandato constitucional, por el Tribunal de Cuentas de la Provincia.

Sin embargo, hay una salvedad en la Constitución reformada que condiciona la intervención del Tribunal de Cuentas, cuando expresa “solamente cuando no exista en el Municipio un órgano con las mismas funciones”. Además, en el articulo 232 se sostiene que “los municipios pueden establecer organismos de control de la hacienda municipal, de carácter técnico, que cumplan en su accionar con los procedimientos generalmente aceptados por las entidades competentes”.

“Analizando dichos artículos se entiende que sólo en caso de no contar con un órgano de contralor, externo o interno, cobra sentido lo previsto que tome intervención el Tribunal de Cuentas mediante un convenio con las comunas”, señaló.

Ante este panorama, “se puede crear un órgano de control vía Carta Orgánica o celebrar un Convenio con el Tribunal de Cuentas para que realice las auditorías”. Pero hay otro aspecto a considerar: que la Cláusula 21º de la reforma constitucional indica que “si al 31 de diciembre de 2008 el Municipio no creare el órgano de control de la hacienda municipal ni suscribiere convenio con el Tribunal de Cuentas, éste último ejercerá dichas funciones a partir del 1º de enero de 2009 y hasta tanto se dé cumplimiento a la norma constitucional”.

Comentá la nota