Análisis: Cobos se proyecta, Jaque en problemas, De Narváez festeja.

Dos elecciones se llevaron para los mendocinos la mayor atención del país en los últimos días. En primer lugar la local, pues acá se definía, por un lado, el futuro nacional de Julio Cobos y, por otro, la gobernabilidad de la gestión de Celso Jaque. El segundo comicio importante fue el de la provincia de Buenos Aires, pues la candidatura de Néstor Kirchner tiñó todo el panorama político nacional por lo que juega a futuro.
El resultado del comicio cerrado a las 18 en Mendoza, teniendo en cuenta este panorama complejo, arroja un primer resultado muy positivo para Julio Cobos, pues al haberse impuesto por amplio margen se proyecta a nivel nacional para la presidencia y enciende todos los focos del país sobre su persona. Luego de un triunfo tan claro en su tierra, que le había sido esquiva en 2007, el mendocino queda en inmejorable posición para 2011 rumbo a la Casa Rosada.

El segundo resultado clave es que la derrota del PJ complica la situación de la gestión de Jaque, pues además de que de algún modo se ha revelado que la sociedad mendocina sigue facturándole su accionar en el primer año y medio de gobierno en referencia a sus promesas de campaña, también está el tema legislativo. En la Casa de las Leyes el oficialismo tendrá dificultades para sacar sus proyectos. Más dificultades, pues ha aparte merecerá el análisis de cada una de las situaciones comunales del PJ, sobre todo las de quienes jugaron fuerte, ya sea como candidatos, tal el caso de Omar Félix y Adolfo Bermejo, o de quienes apoyaron la pasta ahora la Legislatura no ha sido un jardín de rosas y menos lo será luego de esta debacle electoral oficialista.

El no tan esperado triunfo de Francisco De Narváez en provincia de Buenos Aires puso el toque final a una jornada histórica porque implica un punto de inflexión en la gestión kirchnerista. Ahora habrá que ver cómo se articula la relación entre Cobos y el flamante vencedor de Kirchner. Ahora se empezarán a contar los cuerpos que han quedado en el campo de batalla. La elección mendocina, cuando los números estén bien afinados dará mucha letra para cortar. Hay algunos resultados que a primera vista son muy significativos.

El sanrafaelino Omar Félix aparece como el único ganador claro del justicialismo derrotado. En su territorio también es destacable el triunfo de Ernesto Sanz, lo cual muestra que ambos caudillos sureños se legitimaron en el territorio que disputan. Los otros jefes comunales, Bermejo, Abraham, Miranda y Giménez, fueron derrotados en sus departamentos, lo cual es la puerta abierta a una profunda crisis en el PJ. También es interesante ver cómo el triunfo del cobismo fue más amplio en senadores que en diputados por un par de puntos.

En este contexto, el triunfo del cobismo lo reposiciona en el concierto local, pues tendrá de aquí en más mayor predicamento en la Legislatura. Celso Jaque tiene a partir de anoche más problemas que antes de llegar a este comicio.

Comentá la nota