Ampuero acusado de autoritarismo

Los treinta grados de temperatura que alcanzó ayer esta localidad portuaria fueron superados, en horas de la mañana, por las durísimas acusaciones formuladas desde el servicio de atención a víctimas de violencia familiar, conocido como Servicio 137.
El municipio, que venía aportando los salarios de algunas de las personas que se desempeñan en la ONG Volver a empezar, decidió despedir al menos a dos de sus integrantes, precisamente los que conducían esta delicada actividad, Elida Villalba y Mauricio García.

"Es un programa para prevenir la violencia, y para cuando ya existe la violencia, que se trajo desde la provincia de Buenos Aires, que se inició con el gobierno de Arturo Rodríguez, que nos facilitó la capacitación de las operadoras para este servicio", señaló Villalba, recordando que "el programa fue un éxito, aunque el señor intendente diga que no... hemos atendido más de seiscientos casos". En este contexto destacó que "el comisario Carlos Ayuso menciona permanentemente el buen trabajo que hacen nuestras operadoras".

"La gente nos creyó; el que no nos creyó es el señor intendente, que nos acaba de despedir", planteó la coordinadora, recordando que "los dos que estuvimos en la lista Blanca (opositora en las elecciones internas del PJ), fuimos los despedidos", calificando al hecho como de "persecución ideológica". "Soy una luchadora de toda la vida, fui peronista toda mi vida y he luchado por esta democracia, y pienso que esto es una dictadura", enfatizó, acotando que "al señor Ampuero le faltan las botas, nada más".

"Ojalá que sigan con el programa, que tengan la inteligencia de hacer algo que responda a esta problemática", planteó, para señalar que "hemos logrado instalar la temática de la violencia, ya que antes no se hablaba del tema".

Elida Villalba convocó a una manifestación para el próximo lunes, a fin de reclamar por esta situación. "Nosotros no tenemos ni una sanción, ni un solo apercibimiento, por lo que esto es una persecución ideológica, esto era parte de los viejos tiempos", destacó. En este marco denunció que el intendente Ampuero "nos dijo que el problema no era con la ONG ni con el servicio 137, sino porque trabajábamos con Arturo Rodríguez". "Por qué no puedo trabajar con Arturo Rodríguez, si en realidad estamos trabajando para la comunidad de Puerto Deseado", puntualizó.

Durante la entrevista, la coordinadora del Servicio 137 consideró que "el intendente debe cambiar a varias funcionarias de su gobierno que dejan mucho que desear". "El intendente no ve, no escucha, niega la realidad", aseveró, para concluir que "Ampuero no es peronista, y si es el único que no ve el trabajo que hacemos, que se compre unos anteojos".

Comentá la nota