Ampros suspendió el paro y volvió el diálogo

Los profesionales de la Salud decidieron levantar las medidas de fuerza. Mañana se reunirán con el Gobierno
Los 4.000 profesionales de hospitales, centros de salud y otras reparticiones del sector nucleados en la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros) decidieron retomar el diálogo con el Gobierno provincial y levantaron el nuevo paro de 48 horas previsto para este jueves y viernes.

Así se resolvió ayer al mediodía en una asamblea de delegados en el Hospital Notti que votó la suspensión de la medidas de fuerza por 39 votos contra 8 por la continuidad y 3 abstenciones.

"Esto lo hacemos como un acto de buena fe buscando encontrar una negociación coherente para lograr la solución al conflicto", dijo la secretaria general de Ampros, Isabel Del Pópolo, al término de la asamblea de delegados. Ampros dispuso acatar también la convocatoria al diálogo fijada por el Ejecutivo para ayer por la tarde, aunque en la Casa de Gobierno ya se consideraba "caída" esta convocatoria, tras la declaración de ilegalidad de la medida de fuerza.

De esta forma el conflicto de la Salud entró en un paréntesis de dos semanas que abre posibilidades ciertas de que se llegue a un acuerdo final. Ayer por la tarde la conducción de ATSA también se comprometió a no llevar a cabo medidas de fuerza "durante los próximos diez días" lo que terminó de asegurar un período real de negociaciones sin conflicto.

Tras un mes de fuertes reclamos, actualmente los tres gremios involucrados con el sector de la Salud (Ampros, ATSA y ATE) mantienen negociaciones con el Gobierno. No obstante, Juan Carlos Navarro, titular de ATSA, ratificó que mañana se llevará a cabo la "Marcha por la Dignidad de la Sanidad" hacia la Casa de Gobierno.

Panorama

El servicio de salud de la provincia recuperó ayer la normalidad luego de haber vivido cinco días consecutivos con una atención restringida a guardias y emergencias. El miércoles y jueves de la semana pasada Ampros y ATSA llevaron a cabo medidas de fuerza, el viernes fue feriado (1° de Mayo), el sábado el gremio de la sanidad finalizó su paro y el domingo se aplicaron las restricciones habituales.

El conflicto estalló ni bien la Asociación Trabajadores del Estado -luego de una larga lucha- llegó a un acuerdo salarial general de 230 y 310 pesos por 6 u 8 horas de trabajo, que involucraba a la Salud aunque dejaba abierta la negociación en ese sector. Tanto ATSA como Ampros desconocieron lo firmado por ATE y llevaron a cabo medidas de fuerza independientes pero coincidentes.

El conflicto, entonces, entró en una escalada que llegó al desconocimiento de la conciliación obligatoria dictada para Ampros y a la declaración de ilegalidad para la huelga por parte de la Subsecretaría de Trabajo.

En ámbitos oficiales existe optimismo sobre la posibilidad de un avance hacia un entendimiento y en el Ministerio de Gobierno se comprometen a llevar a cabo la misma metodología que permitió llegar a un acuerdo con los docentes del SUTE.

Para ello habrá que hacer 4.000 simulaciones salariales "para que cada profesional de la Salud sepa cuánto cobrará con la aplicación del convenio y el aumento". Igualmente ya se contempla una suba adicional al convenio cuyo monto -por el momento- no ha trascendido.

Simultáneamente, en el conflicto de los no profesionales de ATSA también se observan avances que hacen prever un posible acuerdo entre esta semana y la próxima. En este caso -como se reclama el blanqueo de las sumas otorgadas- el entendimiento pasaría por un acuerdo de garantía previsional entre la Provincia y la Anses.

Este permitiría que los haberes de un empleado de la Salud que se jubile tengan en cuenta el aumento no remunerativo ni bonificable. Para ello la Provincia le reconocería al Anses el pago de los aportes que hubiera generado el aumento como si hubiera sido otorgado "en blanco" desde un principio.

Esto ajustaría los aportes previsionales del Estado provincial al ritmo de jubilación de sus empleados. Un medida de este tipo sería transitoria hasta que se produzca el blanqueo final de los aumentos otorgados y únicamente para el sector de la Salud.

En la tarde de ayer, a las 18, los dirigentes de Ampros concurrieron a la sede de la Subsecretaría de Trabajo para mantener una reunión de conciliación, la que se había adelantado se iba a concretar a esa hora.

Sin embargo, no encontraron a nadie en el organismo oficial por lo que, a través de una escribana pública levantaron un acta dejando en claro la situación y que "habían actuado de buena fe".

Al lugar llegó el jefe de asesores de la Subsecretaría de Trabajo, Roberto Domínguez, quien explicó que la reunión se "había caído" luego que había sido declarado ilegal el paro. Pero, Domínguez se comprometió a reunirse con el ministro de Gobierno, Mario Adaro para que el miércoles se concrete la reunión de conciliación.

Comentá la nota