Amplio acatamiento de conductores al uso del casco

Ante los extensos operativos policiales y municipales –controlando el uso del casco reglamentario, y documentación correspondiente- apostados en puntos estratégicos de ingreso al centro de la capital formoseña, los conductores –y acompañantes- de motocicletas han tomado conciencia y están tomando como costumbre usar el casco protector.
Nadie en su sano juicio diría que el uso del casco está mal, debido a que está comprobado que el uso del mismo salva vidas.

Es por ello que, el operativo en conjunto lanzado desde las fuerzas policiales y municipales denominado "Por la Vida", ha tenido un amplio acatamiento en quienes son los principales actores en las estadísticas de accidentes de tránsito.

Desatención

Sin embargo, todavía se percibe que muchos conductores no se ajustan a las disposiciones, por lo tanto continúan conduciendo sin utilizar el casco. Es por ello que, en los diferentes controles ubicados en puntos clave de la ciudad, se perciben a los efectivos –policiales como municipales-, labrando actas de infracción a quienes no se adecuan a las medidas reglamentarias.

El casco es seguridad

La actualidad del mundo de la moto pasa inexorablemente por el empleo de multitud de elementos de protección para los pasajeros, tales como cazadoras y pantalones con protecciones, guantes, botas y, como no, ya nadie lo duda, el "casco", el elemento de seguridad sin el cual no se puede concebir el uso de la moto.

Este pequeño elemento protege lo más preciado de todo el cuerpo humano, la cabeza. Su función es sencilla, en caso de caída llevarse el golpe en lugar de la cabeza, con lo que siempre es más duro y resistente que ésta.

Históricamente era un elemento que sólo se utilizaba en competición, pero no para la circulación por ciudad. Simplemente era recomendable pero no exigible, con lo que prácticamente todos los motoristas circulaban con la cabeza descubierta. La normativa cambió hace ya algunos años, se hizo obligatoria la utilización del casco en todas las situaciones de circulación.

Desde ese momento se ha reducido drásticamente la cantidad de motociclistas fallecidos o heridos graves por causa de accidente, aunque todavía continúa la asignatura pendiente de concienciar a muchos de los usuarios de ciclomotores y motocicletas de la necesidad de su uso. Los auténticos "motequeros" nunca dudarían de ponerse el casco siempre que suban a su moto.

El verdadero problema surge con los conductores más jóvenes, habitualmente de ciclomotores, que en muchas ocasiones y casi siempre por ciudad, dejan de ponerse el casco pensando que "como mi moto no corre demasiado" o "es que me muevo mucho en tramos cortos y voy aquí al lado", o la excusa más estúpida es la de "me despeino" o "prefiero que me vean bien la cara y la moto".

Evidentemente ante un accidente, lo peor es llevar la cara y la cabeza descubiertas.

Aconsejamos

Hay algunos datos de accidentes de moto muy reveladores y escalofriantes que hacen referencia directa al elemento principal que estudiamos en este reportaje, que deberían hacer pensar a más de uno en lo que realmente está haciendo cuando no utiliza el casco: suceden miles accidentes de moto, de los que resultan personas accidentadas, las cuales en su mayoría pierden la vida.

Es por ello que se constató que, de los accidentes de moto o en ciclomotores, al llevar el casco puesto se tiene un 70% menos de posibilidades de sufrir lesiones cerebrales graves en caso de accidente y el triple de posibilidades de sobrevivir en el mismo.

Es por ello que, en el mundo se afirma que: "no se concibe la idea de conducir una moto sin casco por la grandísima importancia que tiene este elemento de seguridad para disminuir la cantidad de accidentes mortales y heridos graves".

Comentá la nota