Amplían bono para cancelar deudas con los proveedores

La Provincia lanzará una nueva serie para saldar obligaciones de 850 millones de pesos que afronta con el sector.
El lento y trabajoso acuerdo en el que avanza la Provincia para cancelar una deuda cercana a los 850 millones de pesos con empresas proveedoras y mayoristas del Estado bonaerense, podría completarse a lo largo de este mes con una nueva emisión de bonos de alrededor de 380 millones de pesos.

Así lo confirmó ayer el ministro de Economía provincial Alejandro Arlía, quien sostuvo además que el proceso de colocación del bono para cubrir las obligaciones impagas con este sector tuvo una "altísima aceptación" a lo largo de enero.

En conferencia de prensa, Arlía detalló que durante el mes de enero los proveedores a los que la Provincia adeudaba pagos tomaron alrededor de 500 millones de pesos en bonos de cancelación de deuda. "Hemos logrado reducir la deuda con nuestros proveedores y contratistas en 498 millones de pesos, de los cuales 379 millones se tomaron en bonos y 119 millones en efectivo".

Y anunció: "En el mes de febrero tenemos previsto hacer una colocación similar; con lo cual estaríamos cancelando la deuda en el mes próximo".

La Provincia mantiene atrasos en el pago de bienes y servicios con unas 1.500 empresas sobre un total de 3.500 firmas proveedoras del Estado que van de los 180 a los 360 días, según datos de las cámaras que agrupan al sector. En ese marco, incluyó en la ley de Presupuesto sancionada por la Legislatura una autorización para la emisión de un bono que posibilite la cancelación de esas obligaciones.

Voceros de la cartera de Economía detallaron ayer que la emisión de febrero será similar a la de enero y en el marco de los acuerdos que se vayan alcanzando con las distintas firmas acreedoras de la Provincia. "Hay una autorización para emitir 850 millones de pesos en bonos y para febrero creemos que podemos alcanzar una emisión similar a la de enero", puntualizaron.

EN BONOS Y CASH

Las cifras que brindó ayer Arlía indican que, hasta el momento, el 80 por ciento de la deuda mantenida con proveedores y mayoristas se canceló en bonos y sólo un 20 por ciento en efectivo.

"Esto demuestra la altísima aceptación del bono por parte de los proveedores del Estado" aclaró el funcionario.

El mecanismo planteado por la Provincia contemplaba la posibilidad de que las empresas acepten sólo un porcentaje de la deuda en bonos y otro en efectivo, mientras que las firmas a las que el Estado adeudaba una cifra menor a los 300 mil pesos cobrarían el total de la deuda en moneda.

En efecto, el bono se emitió en tres series diferenciadas -la A, B y C- de acuerdo con el porcentaje del monto total de la deuda que los acreedores acepten cobrar en títulos públicos y en dinero. Las diferentes series determinarán qué nivel de sobretasa gozarán por encima del interés pautado, que será equivalente a la tasa Badlar de referencia para los bancos privados.

La serie A será recibida por quienes acepten cobrar el 50 por ciento de la deuda en bonos, con una sobretasa del 3%; la serie B, para quienes acepten cobrar un 30 por ciento en bonos, con sobretasa del 2% y la serie C, para quienes tomen el total de la deuda en bonos, con un spread del 4%.

Comentá la nota