La amplia victoria de Julio Cobos dejó en crisis al gobierno de Celso Jaque.

El Frente Cívico ganaba por 20 puntos y lograba la mayor cantidad de bancas al Congreso y la Legislatura. El malargüino reflexionó desde Casa de Gobierno. Fracasaba la reforma constitucional.
El Frente Cívico Federal de Julio Cobos ganaba esta madrugada por 20 puntos de diferencia las elecciones legislativas en Mendoza. El resultado terminó por catapultar a la carrera por la presidencia al vicepresidente y dejó atónitos tanto al gobierno de Celso Jaque como al peronismo local.

"Como buena persona democrática que soy, he escuchado a las urnas. Desde lo político entro en un período de reflexión", manifestó el gobernador cerca de las 23, notablemente afectado, rodeado en Casa de Gobierno por su gabinete y sin adelantar qué medidas tomará.

Cuando se llevaba escrutado el 82,12% de las mesas de la provincia, la alianza entre Cobos y el radicalismo obtenía el 45,61% de los votos, el Frente para la Victoria conseguía el 24,27% y la unión entre el Partido Demócrata y el PRO lograba el 13,5%.

Con estos números, el Frente consigue enviar al Senado de la Nación a dos de sus representantes: Ernesto Sanz y Laura Montero. La otra banca que estaba en juego quedaba para el intendente de Maipú, Adolfo Bermejo.

En la lucha por entrar a la Cámara de Diputados los coborradicales hicieron la diferencia. Consiguieron que tres de sus representantes resultaran electos: Ricardo Mansur, Mariana Juri y Enrique Thomas, mientras que las otras dos bancas que deberán ser renovadas serán para Omar Félix (FPV) y Omar De Marchi (PD-PRO).

La elección se llevó adelante en la provincia prácticamente sin incidentes y a pesar del frío de la mañana, el viento Zonda que corrió por la tarde y la psicosis previa por la gripe A, votó el 65% del padrón.

Un dato negativo: escrutado el 80% de las mesas, fracasaba el intento de reformar la Constitución para limitar la reelección de intendentes.

La llave del triunfo cobista estuvo en la victoria que consiguió en los cuatro distritos electorales, que incluyó departamentos como Guaymallén, Maipú, Las Heras, San Martín y Luján (los cuatro primeros gobernados por el PJ y el último por el PD). Este margen permitirá que desde el año próximo el Gobierno deba enfrentar una Legislatura adversa.

Cuando faltaban pocos minutos para las 22, un apesadumbrado Bermejo apareció frente a las cámaras en el comando del PJ, instalado en el hotel Executive, y reconoció que a pesar de la poca cantidad de mesas escrutadas hasta ese momento, "los números son significativos e irreversibles". Poco menos de una hora después, Jaque aparecía con sus ministros en Casa de Gobierno.

Poco antes, Cobos había soltado su euforia por el triunfo con un mensaje directo al mandatario. "Que mire hacia adelante porque su gobierno ha estado muy atado al pasado buscando cosas que no va a encontrar", dijo en un escenario montado en la puerta del hotel Huentala.

Casi en postura de candidato presidencial para 2011, soltó al ritmo de "se siente, se siente, Cobos presidente" y muy enfervorizado:"Vamos a luchar por tener una verdadera República".

Comentá la nota