Amplia repercusión en España del robo a periodistas de la Davis

Amplia difusión le dieron los medios españoles al robo perpetrado en el Hotel Hermitage de Mar del Plata y del cual resultaran víctimas periodistas del equipo de Televisión Española (TVE) que llegó a esta ciudad para cubrir la Final de la Copa Davis entre los inrtegrantes de la Armada Española y el quipo argentino.
El Diario el Mundo en su versión digital , al referirse a esta ciudad señala que "Mar del Plata -una suerte de Torremolinos o Benidorm, otrora bautizada como La Ciudad Feliz porque era la favorita de los argentinos a la hora de las vacaciones- es hoy una de las urbes más violentas de Argentina. Padece el segundo índice más alto de desempleo de todo el país y el 25% de su población vive bajo el umbral de la pobreza"

Peron no se queda aquí el informe. Resaltan que "los estudios sociológicos de la Fundación Global detectaron que los delitos violentos aumentaron 80% entre 2005 y 2007, así como que la Policía local tuvo que realizar 40% más de operativos en el último verano. Por todo ello ha surgido la Asociación de Víctimas del Delito de Mar del Plata".

Por su parte el Portal as.com, al referirse al hecho señala que los integrantes del equipo desplazado por TVE a Mar del Plata (Argentina) para cubrir la final de la Copa Davis sufrieron el robo de una cámara de televisión, material de iluminación y todas las imágenes que habían grabado hasta el momento, entre otras, la salida del equipo español del aeropuerto de Barajas y el desplazamiento desde Buenos Aires hasta Mar del Plata en autobús.Los hechos acontecieron en el hotel Hermitage, lugar donde se hospedan también los tenistas españoles. "El pasado sábado por la mañana, mientras el equipo desayunaba en el hotel, alguien entró en una de nuestras habitaciones y se hizo con parte del material", relata Rosana Romero, enviada especial de TVE a Mar del Plata.Por suerte para la expedición de la cadena pública, Florencio Aldrey Iglesias, dueño del hotel Hermitage y español de origen, posee una productora y, al enterarse de los incidentes, prestó a los reporteros españoles una cámara para que pudiesen seguir desarrollando su trabajo.

Comentá la nota