Un amparo les permite a los usuarios no pagar el aumento.

Si el cliente reclama, la empresa debe recalcular la factura con la tarifa anterior.
Los usuarios de luz que hayan recibido sus facturas con aumentos que consideren excesivos, tienen la opción de pagar el servicio sin los polémicos incrementos, si invocan un amparo a favor del Defensor del Pueblo que rige desde enero.

En ese caso, el consumidor debe dirigirse a una oficina de la distribuidora que le presta el servicio y decir que quiere pagar con el esquema tarifario previo. Entonces, la empresa debe recalcular en el acto el monto de la factura.

Con todo, el monto no pagado queda en suspenso, hasta que la Justicia resuelva el fondo de la cuestión. Ocurre que el Gobierno apeló ese amparo favorable al ex ombudsman Eduardo Mondino que había decidido la jueza Cecilia De Negre.

La circular del ente regulador (ENRE) que se conoció ayer, y que plantea una revisión de las facturas en cuestión, habla de suspender el envío de las boletas pero no del cobro de las ya emitidas.

En su articulo 2, la resolución oficial señala que, durante el período de revisión "las distribuidoras deberán abstenerse de la distribución de las facturas con consumos superiores a los 1.000 Kwh bimestrales y/o 500 Kwh mensuales correspondientes al período referido".

Y luego, la norma señala que "en caso de verificarse algún tipo de anomalía, las distribuidoras deberán proceder a recalcular los casos detectados de acuerdo al cuadro tarifario vigente".

Se calcula que hay 450.000 usuarios, teniendo en cuenta los clientes de las tres empresas proveedoras (Edenor, Edesur y Edelap) que consumen habitualmente más de 1.000 kwh.

En el caso de Edenor, por ejemplo, todos los días la empresa emite unas 60.000 facturas. Fuentes de la compañía indicaron que durante la última semana, unos 400.000 clientes superaron los 1000 kwh. En tanto el 10% está exceptuado por otros regímenes anteriores al cuadro tarifario.

A raíz de la polémica desatada por los incrementos que están recibiendo los clientes y que llegan al 300%, el ministro de Planificación, Julio De Vido salió el viernes a aclarar que el ente regulador hará una revisión de las facturaciones durante el fin de semana para detectar si las empresas incurrieron en errores al confeccionarlas.

Las distribuidoras suponen que la auditoría durará una semana, pero confían en que no encontrarán nada incorrecto, rechazando lo que sugirió De Vido. Sólo se muestran preocupadas por el problema logístico que significará demorar la distribución de facturas.

Comentá la nota