Por amor a la coparticipación

Por amor a la coparticipación
Senadores opositores reclamarán a la Corte Suprema poder intervenir en los expedientes sobre la distribución de los fondos federales.
La oposición legislativa del Congreso pedirá el martes a la Corte Suprema ser considerada "amiga de la justicia" en todas aquellas causas vinculadas a la coparticipación fiscal o en las que se entiendan temas federales de impuestos. De esa forma podría reclamar medidas y acceder a los avances de los expedientes.

Al menos 34 senadores comprometieron su firma en la presentación que dejarán en manos de los jueces después que estos finalicen su habitual reunión semanal de acuerdos.

La reunión con la Corte fue concertada ayer por el titular del bloque radical Gerardo Morales y por el presidente del Tribunal, Ricardo Lorenzetti.

El senador jujeño se comunicó con el magistrado después de que finalizara un encuentro en su despacho que reunió a la peronista disidente Sonia Escudero, a la puntana Liliana Negre de Alonso y a la cordobesa Norma Morandini.

La movida busca que cuando el tribunal dicte una nueva acordada en alguna de las muchas causas pendientes sobre la coparticipación federal de impuestos, ya sea en el reclamo presentado por la provincia de San Luis, o bien en los muchos pleitos que piden la coparticipación del impuesto al cheque, los senadores puedan ser considerados parte bajo la figura legal de amicus curiae, es decir, amigos del tribunal.

La oposición parlamentaria no duda en definir al kirchnerismo como un gobierno unitario. El cuestionamiento golpea directamente contra el manejo de la caja de los recursos nacionales, uno de los pilares del poder político de la Casa Rosada.

Los opositores tampoco vacilan en reclamar una más justa y equitativa distribución de los impuestos entre el Estado Nacional y las provincias. En este sentido, la presentación judicial los volvería a mostrar exhibiendo una bandera que agitaron durante toda la campaña electoral.

La movida también les permitiría, paralelamente, medir fuerzas con el kirchnerismo en el ámbito del Parlamento. Hasta el momento aseguran contar con la firma de 34 senadores. Dos más que los que integran el Frente para la Victoria. La número 35, que todavía no fue invitada a sumarse, es la chubutense, Graciela Di Perna, identificada con el gobernador Mario Das Neves.

"También pensamos invitarlo al pampeano Carlos Verna", adelantó ayer Morales a este diario. De sumarse los dos senadores de La Pampa, el reclamo podría ser presentado por 36 o 37 senadores. Una cifra que superaría los números que puede alcanzar el kirchnerismo en la cámara alta. La oposición lo vislumbra como un ensayo para la construcción de mayorías.

Claro está que un reclamo tan general como una mejor distribución de los impuestos y mayores recursos económicos para las provincias, es una consigna muy difícil de ser rechazada. Esto no permitiría conjeturar que los pampeanos o bien la chubutense, Di Perna, se sumen a la oposición cuando haya que definir las nuevas autoridades del Senado. Más allá de eso, el gesto no dejaría de ser una importante demostración de fuerzas para los opositores.

La amenaza del bono cordobés

El gobernador de Córdoba, Juan Carlos Schiaretti, advirtió que si la Nación no le envía los recursos que le debe, emitirá bonos a partir del mes próximo.

La advertencia formó parte de una entrevista con el mandatario publicada por el diario La Voz del Interior. "Si la Nación no cumple, tomaremos las medidas necesarias para que la Provincia no dejé de funcionar", aseguró.

Comentá la nota