Amieiro inauguró las nuevas oficinas del Centro de Exposiciones Parque Náutico

El Intendente de San Fernando, Osvaldo Amieiro, inauguró junto a las autoridades de CACEL y del Consorcio Parque Náutico San Fernando S.A., las nuevas oficinas del predio ferial de la primer marina de acceso público del país que servirá de sede del 17° Salón Náutico.
El jueves 27 de agosto por la mañana quedó inaugurada la nueva parte del complejo náutico. Amieiro encabezó el acto junto a Andrea Arneodo, Presidente del Consorcio, el Presidente de CACEL, Jorge Farré, y Dante Dovena, Diputado Nacional que preside la Comisión de Industria de la Cámara de Diputados de la Nación.

El nuevo edificio de dos plantas, con 440 metros cuadrados edificados en total, está ubicado en la costa del Río Luján, a la altura de la calle Almirante Martín, y cuenta con cuatro unidades funcionales que pueden ser usadas de forma independiente, lo que hace del espacio una moderna infraestructura de servicios.

La primer sociedad mixta de la Provincia de Buenos Aires: el Consorcio Parque Náutico San Fernando S.A.

El Consorcio Parque Náutico San Fernando S.A. es una empresa creada por la Municipalidad de San Fernando y la Cámara de Construcciones de Embarcaciones. El capital está constituido en un 51% por el Municipio y el 49% por la Cámara.

Osvaldo Amieiro destacó el éxito de la sociedad mixta que está cumpliendo con todos los objetivos propuestos. El Intendente rescató el carácter integrador de la iniciativa: "este es un objetivo de la ciudad de San Fernando, de su Plan estratégico, de su Plan Urbano, de respeto al entorno". Finalmente, remarcó que el Consorcio Parque Náutico San Fernando es, ante todo, "un proyecto de inclusión productiva, de trabajo, de creación empleo y de fortalecimiento de industria, para San Fernando, para la Provincia y para toda la Argentina".

La construcción, de impronta isleña, fue concretada en 160 días y permite adecuar la estructura preexistente para conformarla en un predio ferial. De esta manera, se podrán realizar todo tipo de eventos en un marco moderno y natural a la vez, ya que contiene oficinas para la organización de ferias (acreditación, prensa y sala de reuniones), oficinas administrativas donde funcionará CACEL, auditorio para charlas y conferencias, áreas comunes y sanitarios y vestuarios para amarristas.

Luego de la bendición del Padre Marcelo Ramljak, de la Parroquia Nuestra Señora de Aránzazu, Andrea Arneodo tomó la palabra para dar la bienvenida al nuevo edificio e invitó a utilizar el auditorio a toda la comunidad. La Presidente recordó obras que logró concretar la sociedad, como la construcción de marinas, la ampliación de la costanera municipal y la habilitación de la rampa pública para embarcaciones. Concluyó: "estas son obras donde se plasma claramente el Plan de Gobierno Municipal y su compromiso de aumentar la capacidad de guarda de embarcaciones, incentivando y dando previsibilidad a la industria náutica, generando un mayor acceso para los vecinos a la costa del Río Luján y a la actividad".

Estuvieron presentes funcionarios del Poder Ejecutivo local, el Presidente del Honorable Concejo Deliberante, Diego Herrera, acompañado por concejales, autoridades de Prefectura Naval Argentina, así como representantes de la industria, el comercio, los servicios y los clubes náuticos.

Un lugar para todos los sanfernandinos

Por su parte, Jorge Farré, en representación de CACEL, dirigió sus agradecimientos al Municipio y remarcó el valor de haber recuperado el Salón Náutico para que se realice en la Ciudad, que es la Capital Nacional de la actividad. "Hoy San Fernando cuenta con este paseo público para todos los vecinos", afirmó. También observó que, además de contribuir a la recreación y al deporte, la actividad náutica representa una gran fuente de ingresos para la ciudad a través de los cánones y una no menor fuente de trabajo.

Los arquitectos a cargo de la obra, Pablo Terzaghi y Patricia Guevara, decidieron recrear algunos tópicos náuticos e isleños representados por la incorporación de madera en las áreas que dan al exterior así como de un estanque de especies autóctonas ribereñas que completan el ecosistema. De esta manera, el edificio permite racionalidad en el gasto, flexibilidad en el uso y actualización en el tiempo a la vez que requiere bajo mantenimiento y logra un uso racional de la energía.

Comentá la nota