AMIA, quince años y un día

Por Martín Kanenguiser

Cuando ya terminaron los homenajes y los discursos, el recuerdo del atentado a la AMIA volverá desde hoy a ser parte de la intimidad de los familiares de las 85 víctimas y de algunas pocas personas más.

Con impostada indiferencia, la sociedad seguirá viviendo su rutina, tratando de olvidar y pensando, como muchos creyeron desde el 18 de julio de 1994, que esa bomba fue un atentado dirigido solamente contra la comunidad judía.

Hoy, habrán pasado 15 años y un día más y aún no se sabrá quiénes son los culpables del mayor atentado terrorista que sufrió la Argentina en su historia. Esa culpa difusa, que incluye a ex integrantes de organismos de seguridad y a funcionarios locales y extranjeros, merece ser despejada para que esas 85 familias a las que tanto les costó reconstruir su vida sientan que, aunque no puedan recuperar a sus seres queridos, al menos viven en un país que busca justicia para no repetir las tragedias del pasado.

Comentá la nota