AMIA: admite el Gobierno que está en deuda con las víctimas

El juez a cargo del caso dijo que es difícil avanzar; reclamos para que Irán colabore
A 15 años del atentado que destruyó el edificio de la mutual judía AMIA y provocó la muerte de 85 personas, el Gobierno reconoció que la falta de castigo a los responsables del ataque "es una de las grandes deudas del Estado argentino" y se comprometió a insistir ante Irán para que identifique a los responsables y puedan ser juzgados.

Esta vez fue el flamante ministro de Justicia, Julio Alak, quien hizo el mea culpa ante la comunidad judía; además, aseguró que hay que "poner al Estado, una vez más, al servicio de la investigación" para "la identificación, detención y castigo de los responsables de este hecho atroz".

"Hay muchos desafíos que faltan; fundamentalmente, ponerse al servicio y ayudar a Interpol para que detenga a los responsables", sostuvo, y refirmó que "hay que insistir" ante Irán "para que identifique a los responsables y puedan ser juzgados". En la causa AMIA, hay siete ex funcionarios iraníes y un libanés, acusados de ser quienes planificaron el atentado terrorista ocurrido en la sede de mutual judía, de Pasteur 633, en el barrio porteño de Balvanera.

El embajador de Israel en la Argentina, Daniel Gazit, apoyó la investigación, por considerar que "hay algún avance", y se declaró "optimista" sobre los resultados.

"Los nombres de los cabecillas se conocen" y son los de los ex funcionarios de la embajada de Irán en la Argentina que tienen pedido de captura, pero nunca fueron presos.

Pero el juez Rodolfo Canicoba Corral, que investiga el caso, reconoció que el avance "es lento y complicado" porque las detenciones "dependen de políticas internacionales que se le escapan no sólo a la Justicia, sino al Estado argentino".

"La investigación ha avanzado, pero desde el punto de vista de los familiares es razonable que, mientras no haya una condena explícita, va a seguir existiendo el reclamo de justicia", afirmó.

A falta de un acto oficial para conmemorar un nuevo aniversario de la tragedia, debido a la pandemia de gripe A, la mayoría de los dirigentes comunitarios se reunieron en el Instituto IWO, entidad judía que rescató de entre las ruinas de la AMIA los libros de la biblioteca, muchos de ellos, salvados de sinagogas, durante la Segunda Guerra Mundial, por soldados aliados.

Ayer fueron exhibidos algunos de esos objetos, incluido un reloj del edificio que quedó parado a las 9.53, la hora exacta en que una Trafic cargada de explosivos se estrelló contra la mutual y la demolió desde sus cimientos. También se exhibió la máquina de escribir retorcida del escritor judío Samuel Rollansky y una escultura de Israel Hoffman.

Durante el acto se homenajeó a los voluntarios que colaboraron en la búsqueda de los libros y se lanzó una convocatoria para reunirlos el año próximo en la misma fecha.

"Entre los libros encontramos sangre y otras cosas feas, pero eso no nos detuvo y seguimos adelante. Eramos muy chiquitos; no sabíamos muy bien qué estábamos haciendo", recordó Silvia, una de las jóvenes que trabajaron ese día. Iael, otra rescatista, evocó: "Eramos todos inexpertos; nos colgábamos de cornisas y escombros que eran peligrosos, pero no éramos conscientes de lo que estábamos haciendo".

Los rescatistas salvaron periódicos, fotos, discos -entre ellos, de tangos en idish, pinturas, estatuas, instrumentos musicales y 60.000 libros que fueron llevados a la Casa de la Cultura Judeo-Argentina.

* Un documental recrea el ataque

History Channel y Canal 7 transmitirán hoy, a las 22, un documental que recrea la historia del ataque a la AMIA. El trabajo fue realizado por Carlos De Napoli y dirigido por Matías Gueilburt. El film reconstruye el atentado y las hipótesis de la investigación judicial del caso.

Comentá la nota