AMIA: acusan de recibir coimas al testigo que dio vuelta la causa

Se trata de Claudio Lifschitz, ex secretario de Galeano. Lo denunció su ex mujer.
Claudio Lifschitz, el testigo clave que en 2003 dio vuelta el juicio oral por el atentado contra la AMIA al denunciar irregularidades en la investigación del entonces juez Juan José Galeano, fue acusado por su ex esposa de recibir supuestas coimas. Ante un escribano público, Beatriz Toribio Astorga afirmó que Lifschitz "recibió una pequeña fortuna" luego de sus denuncias de irregularidades en la investigación original.

Lifschitz fue prosecretario de Galeano entre 1995 y 1997 cuando el juez se abocaba exclusivamente al atentado. Primero denunció las irregularidades ante la bicameral de seguimiento de los atentados y luego ante el TOF 3. Una de ellas fue el pago de la SIDE de 400 mil dólares a Carlos Telleldín antes de acusar al ex comisario Juan José Ribelli. Este pago fue comprobado y fue el eje de la nulidad que benefició a los ex policías bonaerenses. Telleldín entregó la Trafic usada como cochebomba.

Otras de sus denuncias están siendo investigadas en una causa paralela por el juez Ariel Lijo. Pero ahora su ex esposa puso en duda los motivos de sus denuncias.

Toribio Astorga tiene un juicio por alimentos contra su ex esposo, quien fue sobreseído por la Cámara del Crimen porteña en una denuncia por insolvencia fraudulenta, es decir esconder bienes propios a nombres de terceros. Un mes antes, Lifschitz había denunciado que fue secuestrado y le cortaron la espalda con la palabra AMIA y denunció a la SIDE.

En la declaración jurada, a la que accedió Clarín en fuentes de la colectividad judía, Toribio Astorga aseguró que cuando se fueron de vacaciones en 1996, Lifschitz le reveló que "decidió sustraer un video que el juez (Galeano) guardaba y ofrecerlo con el objeto de ganar dinero y darse a conocer".

Luego contó que un ex policía "consiguió un contacto con el doctor Mariano Cúneo Libarona, quien apareció como adquirente del material que el conseguiría a favor de quien después se enteró por los medios se trataba de Ribelli, quien lo utilizaría a su favor". Se refiere al video en que se ve a Galeano hablar con Telleldín de un pago para un libro. Precisó que Lifschitz concurrió un viernes de 1997 al juzgado y sustrajo un video equivocado. Tuvo que volver al día siguiente y tomar el correcto."En ese contexto recibió importantes pagos tras tres o cuatro visitas al estudio del citado defensor", aseguró la mujer. Cúneo no quiso hacer comentarios ante Clarín.

Como fue separado del juzgado de Galeano, Lifschitz "me dijo que recibió la oferta de escribir un libro por el cual también recibió dinero". "Con la idea de hacer una registración (del libro) en EE. UU. decidió gastar parte del dinero en un viaje de tres meses", añadió. Se alojaron en un hotel de Broadway y 42 de Nueva York y alquiló un auto. "No era el nivel de vida de un empleado judicial", acotó.

Al volver "se entrevistó varias veces con la actual presidenta (Cristina Kirchner), quien para entonces era senadora o diputada. Lifschitz no hacía nada sin recibir algo a cambio, así fue como comenzó con las denuncias del caso AMIA, acompañado de su actual abogado Pablo Jacoby con quien se reunía constantemente desde el 2000". Ese año sacó su libro: "AMIA; por qué se hizo fallar la investigación". Jacoby dijo a este diario que lo vio tres veces desde el juicio oral del 2001 y que solo lo defiende ahora en un juicio de familia.

Cuando Kirchner asumió la presidencia en el 2003, Cristina -que integraba la bicameral- alentó la pista siria y acusó a Galeano de no haber investigado al comerciante de origen sirio Alberto Kanore Edul. Pero el fiscal Alberto Nisman, quien tomó la investigación tras la renuncia de Galeano, volvió a la pista iraní en 2006.

En todos esos años Lifschitz "recibió una pequeña fortuna", aseguró su ex mujer. "Por ese motivo abrió una cuenta en el exterior a la que se giró dinero tras declarar en el caso AMIA frente al Tribunal Oral que juzgaba a Ribelli y otros implicados", agregó.

El 22 de setiembre del 2003 Lifschitz y Toribio Astorga viajaron a Marbella. Y el 24 fui " testigo de la apertura de la cuenta y de una caja de seguridad en el banco "La Caixa de Barcelona" en la sucursal Marbella", añadió. Precisó que esa operación lleva el número 2100-2640-02-0710025481". La Caixa tiene 4 sucursales en ese balneario. Seguidamente, afirmó que el ex secretario letrado "era socio de un integrante de la SIDE de apellido Martins" .

Después se separaron. A mediados de 2004, Lifschitz apareció en la casa de Toribio Astorga "con un bolso grande que contenía muchos dólares estadounidenses". Los escondió en el colchón, en bolsas termoselladas. La mujer denunció haber recibido esta amenaza de Lifschitz: "la gente que me dio el dinero que se había depositado en la cuenta extranjera era capaz de matarme al igual que a mis hijos". Ahora el juez Lijo deberá demostrar si esta denuncia es verdad.

Comentá la nota