En América latina, los personalismos y el fervor reeleccionista ganan terreno

Varios mandatarios han usado su alta popularidad para prolongar o renovar sus mandatos
BOGOTA (Reuters).- La tentación por permanecer en el poder no distingue ideologías y se transformó en una fiebre que, en la última década, se ha extendido por los Andes.

Es así como los presidentes de Venezuela, Bolivia y Ecuador -de izquierda- y el de Colombia -de derecha- han intentado, mediante enmiendas, acabar con los límites constitucionales a las reelecciones.

Esos jefes de Estado subieron al poder hace años, como candidatos débiles. Y ahora se presentan como reformadores que necesitan nuevos mandatos para terminar el trabajo que comenzaron, pese a las críticas de la oposición y a la crisis mundial que puede poner en peligro sus ambiciones.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, hoy en su tercer mandato, insistió en la reelección ilimitada, a pesar que en la consulta electoral de noviembre de 2007 los venezolanos le dijeron que no.

Sin embargo, Chávez no es el único mandatario de América latina con la idea de ser reelegido sin límites. Sus dos aliados incondicionales en la región ya han logrado sendas reformas constitucionales para lograr este cometido.

Evo Morales, presidente de Bolivia, triunfó en enero último en el referéndum sobre la nueva Constitución. Esa victoria abrió las puertas del poder a la mayoría indígena del país y permitirá al mandatario competir por la reelección.

También el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, que buscará en abril su reelección, se unió a Chávez y a Morales para lograr, a través de reformas constitucionales, el control del Estado sobre la economía con la intención de dar más poder y beneficios económicos a sus partidarios.

Alvaro Uribe, que tiene poco en común con sus vecinos socialistas, basa su aparente intención reeleccionista para un tercer período consecutivo en la necesidad de mantener la lucha contra las FARC.

"Hay fuertes presiones resultantes en mayor personalismo en la región andina", dijo Michael Shifter, del grupo Diálogo Interamericano con sede en Washington. "La tendencia es a optar por las personas que son vistas como salvadoras", explicó.

La debilidad de los controles sobre el poder presidencial, el descrédito de los partidos, los fallidos gobiernos del pasado y la falta de una política para combatir la creciente pobreza alimentaron la popularidad de estos políticos.

Una creciente oposición

Mientras que estos mandatarios tienen estrechos vínculos con los votantes y disfrutan de altos índices de popularidad, que en algunos casos llegan al 70%, sus críticos los acusan de crear nuevas dictaduras y de socavar la democracia.

Es así como la oposición a la reelección comienza a crecer.

La crisis financiera internacional también presiona para hacer un recorte en sus programas de gasto, situación que afecta a las campañas para permanecer más tiempo en el poder, especialmente para aquellos mandatarios cuyos gobiernos dependen, en gran medida, de la exportación de commodities .

Venezuela y Ecuador obtienen la mayor parte de sus ingresos del petróleo, y Bolivia, del gas; estos son los recursos que ayudaron a construir la popularidad de sus presidentes.

Cambio de normas

"La cuestión no es tanto si los dirigentes merecen ser reelegidos; es más bien el cambio de las normas para que sea más difícil tener un sistema electoral competitivo", dijo Cynthia Arnson, del Woodrow Wilson Center.

En algunos países andinos, las instituciones son más resistentes que en otros, en los que el gobierno con sus aliados controla el Congreso y los tribunales.

Los enfoques también difieren: Uribe ha sido prudente sobre sus intenciones y hasta ahora no ha dicho con claridad si quiere buscar su tercer período consecutivo, mientras que Chávez afirma que necesita más de una década en el poder para que su revolución socialista eche raíces.

Los partidarios a la reelección desestiman a los críticos con el argumento de que las democracias tradicionales fueron manipuladas por las elites corruptas, y sostienen que las circunstancias han demostrado que se necesita un fuerte cambio de timón.

Otras enmiendas

* Venezuela . En 1999, Hugo Chávez impulsó una nueva Constitución en la que se amplió, entre otras cosas, el mandato de cinco a seis años y se incluyó la reelección inmediata por un solo período presidencial. A fines de 2007 Chávez intentó, mediante un referéndum, eliminar el límite de reelección del presidente, pero fue rechazado por un estrecho margen. Ayer, Venezuela concurrió otra vez a las urnas para eliminar los límites de reelección para todos los cargos electivos.

* Bolivia . Un referéndum constitucional aprobado por el 62% de los votos en enero le otorgó al presidente Evo Morales la posibilidad de buscar la reelección, entre otras ventajas.

* Ecuador . En septiembre de 2008, los ecuatorianos aprobaron por mayoría abrumadora una nueva Constitución promovida por el presidente Rafael Correa. Entre otras cosas, le permite ser reelegido por dos nuevos períodos.

* Colombia . Su Constitución fue modificada en 2004, para queel presidente Alvaro Uribe pueda servir por dos mandatos consecutivos; fue reelegido en 2006. Sus partidarios buscan hoy una nueva enmienda para que pueda postularse para una tercera presidencia en 2010.

Comentá la nota